Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE andaluz recuerda al PP que también perdió 56 alcaldías, pero aún así no cree que ahora deba cambiarse la ley

Susana Díaz insiste en que ya se hablará de la reforma "en el momento adecuado" y desaconseja una modificación unilateral
La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha tachado este miércoles de "barbaridad" la intención del Gobierno de "cambiar las reglas del juego al final del partido" al proponer una reforma electoral con vistas a las elecciones municipales, y, aunque admite que su partido perdió 56 alcaldías con la legislación actual que permite pactos incluso entre formaciones dispares ideológicamente, no cree que ahora sea momento de cambiarla.
"Soy partidaria siempre del diálogo y pienso que a este país le sobra la bronca, le sobra la crispación y lo que le hace falta es acuerdo y entendimiento", ha explicado Díaz, para quien el PP "quiere sólo sacar adelante una norma contra todo el mundo" en lugar de buscar "una norma para interés general".
En declaraciones a los periodistas en Terque (Almería), la presidenta ha instado a hablar "en el momento adecuado" de medidas de este tipo en lugar de buscar "el descuente de un partido" en el que el PP "tiene el marcador en contra" porque "sienten que sus alcaldes" pueden "pagar en las urnas" el "sufrimiento" y "daño provocado a las familias" por la acción del Gobierno en las próximas municipales.
EL DAÑO DE LA REFORMA UNILATERAL
Díaz ha mostrado su desaprobación ante este procedimiento, puesto que considera que haría "un gran daño" a la "convivencia" y a la "democracia" acabar con una reforma electoral "sacada adelante con el rodillo de una mayoría absoluta frente a la voluntad del resto". "Creo que es un síntoma evidente de que se está poniendo el interés del PP por encima del conjunto de los ciudadanos", ha apostillado, lamentando que se haga una ley sólo "para que los alcaldes del PP no pierdan".
No obstante, la presidenta ha señalado que una reforma de este tipo podría incluso "venir bien" al PSOE, que en las últimas municipales "ganó en 56 ayuntamientos en los que hoy no gobierna" porque "hubo un punto de entendimiento entre dos fuerzas políticas ideológicamente muy distantes" que "fueron capaces de llegar a un acuerdo" pese a que "la democracia no funciona así".
"No estoy pensando en que en esos 56 ayuntamientos en los que ganó el PSOE pudiera la democracia funcionar así, sino en que las reglas del juego y la democracia se tienen que fortalecer desde el diálogo y desde el entendimiento", ha añadido Díaz, quien se ha cuestionado si los candidatos del PP actúan por "temor" a que las medidas del Gobierno central puedan repercutir en los resultados de los comicios locales.
De igual modo, la líder del PSOE-A ha trasladado su apuesta por la autonomía local, con lo que ha pedido al Ejecutivo central que "recapacite" sobre la reforma local para mantener la "igualdad de oportunidades" entre los ciudadanos que residen en pequeños municipios y cuyos alcaldes "necesitan el apoyo de la Administración".