Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE salva el techo de gasto en el Congreso

El PSOE se repuso de la derrota en la Cámara Alta. Foto: Agencias.telecinco.es
El Gobierno socialista consiguió esta tarde salvar el límite de gasto no financiero para 2011, el primer paso para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2011, tras corregir el rechazo del Senado y a pesar de las duras críticas de la oposición, sólo con los votos del PSOE y gracias a la abstención de CiU, Coalición Canaria y UPN. En contra se manifestaron el PP, el PNV, ERC, IU, ICV, BNG, Nafarroa Bai y UPyD.
En total, el texto contó con 169 votos a favor, 167 en contra y 13 abstenciones, sólo dos votos de diferencia a favor del PSOE, dos menos de los que se anotaron ayer, en una rápida votación sin debate, ya que ninguno de los portavoces de los grupos parlamentarios quiso tomar la palabra.
Tras aprobar el techo de gasto del próximo año, que contempla un recorte del 7,7% respecto al de 2010 en términos homogéneos, hasta los 122.256 millones de euros, el Gobierno empezará a redactar los Presupuestos Generales del Estado para 2011, que presentará a finales de septiembre.
La Ley de Cajas, convalidada
La Cámara también convalidó la reforma de la ley de cajas de ahorros, que facilitará la captación de capital por estas entidades, con los votos a favor del PP y el PSOE, la abstención de los dos grandes grupos nacionalistas -CiU y PNV-.
En concreto, la modificación de la Ley Estatal de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros recibió 323 votos a favor, 9 en contra y 16 abstenciones.
El decreto ley ratificado fue fruto de un acuerdo previo entre el Gobierno y el PP, por lo que recibió grandes críticas del resto de los grupos políticos, que también lamentaron la pérdida de competencias autonómicas.