Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE no valora la rebelión de socialistas franceses contra los recortes y dice que París es "víctima" de la UE

El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha evitado este martes valorar la rebelión de una parte de los socialistas franceses contra los recortes anunciados por el primer ministro, Manuel Valls, y ha preferido subrayar que el Gobierno socialista francés es "la última víctima" de la política de "austericidio" de la UE.
En declaraciones a la Ser recogidas por Europa Press, López ha evitado también especular sobre qué habría sucedido si los socialistas españoles hubiesen rechazado los recortes que anunció el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en mayo de 2010. "La historia hubiera cambiado si en Europa no se hubiera impuesto esta obsesión por estas políticas", ha zanjado.
López ha querido ser prudente sobre el debate abierto en Francia después de que el Gobierno haya anunciado ajustes a funcionarios y pensionistas --"tenemos que ver cómo acaba y qué se aprueba", ha dicho-- y ha optado por destacar que el Gobierno francés está siendo víctima de la "política de austericidio absurdo que decidió Europa hace cinco años".
El 'número tres' del PSOE ha puesto la línea en el año 2009, momento en el que, según su análisis, Europa dejó de hacer políticas contracíclicas y optó por el "austericidio". En cambio, Estados Unidos continuó con las políticas de crecimiento, de manera que "cinco años después está mucho mejor que Europa".
López ha reconocido que el anuncio de recortes en Francia perjudica su mensaje en favor de políticas de crecimiento y por eso mismo "refuerza la necesidad de cambiar Europa para que no se impongan políticas austericidas". Es más, ha hecho hincapié en que los socialistas franceses llevan tiempo defendiendo junto al PSOE en la UE políticas de crecimiento y un menor ritmo en la reducción del déficit.
"Se refuerza la idea de que hay que cambiar esta política en Europa", ha insistido el dirigente socialista, que cree que cinco años después todo el mundo debería tener claro que las políticas de recortes no han servido para recortar el déficit ni la deuda de los países europeos, pero han "desmontado el estado social y recortado derechos".