Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias exige a Sánchez que elija entre ellos o C's y que apoye sus cuatro grupos en el Congreso

Podemos y sus socios en Galicia, Valencia y Cataluña no contemplan otro escenario que el de formar cuatro grupos y están dispuestos a negociar
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha avisado este martes al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de que para formar un Gobierno alternativo al PP tendrán elegir entre contar con su apoyo o con Ciudadanos, al tiempo que ha fijado como condición irrenunciable para que estas negociaciones tengan éxito la necesidad que los socialistas permitan a las alianzas de Podemos en Galicia, Comunidad Valenciana y Cataluña conformar grupo propio en el Congreso.
Así lo ha asegurado Iglesias durante la primera rueda de prensa que ha ofrecido desde su valoración el pasado 21 de diciembre de los resultados de las elecciones generales, en la que ha comparecido junto a los representantes de las tres candidaturas de confluencia: Xavi Doméneche por En Comú Podem; Joan Baldoví por Compromís-Podemos-És el Moment; y Alexandra Fernández por En Marea.
"El PSOE tiene que elegir si se pone de acuerdo con el PP y con Ciudadanos o si se pone de acuerdo con nosotros. Las dos cosas a la vez son muy difíciles", ha afirmado, tras recordar que es el propio PSOE el que "hace algunas horas" decía que Ciudadanos formaba parte de "las derechas". "Es muy difícil que nos podamos poner de acuerdo los que defendemos políticas sociales y los que defienden en política económica la continuidad de lo que nos ha llevado al fracaso", ha apostillado.
Por este motivo, Iglesias se ha sorprendido ante el hecho de que ahora Sánchez busque el apoyo de Ciudadanos. No obstante, se ha mostrado optimista respecto a las conversaciones con el PSOE, y ha afirmado que Podemos tiene "la mano tendida" y la convicción de que hay que "evitar que el PP siga gobernando en España".
NO BASTA "CON VIAJES A LISBOA"
"Pero eso implica que el PSOE tienen que hacer cosas, no decir cosas. No vamos a creer lo que el PSOE diga sino lo que demuestre", ha afirmado Iglesias. "Si el PSOE da pasos con sus actos, no con viajes a Lisboa ni con retóricas que parece que cambian según el día, seguramente nos podamos entender", ha remachado.
Precisamente uno de esos "pasos" que espera Podemos es que el PSOE permita que los socios territoriales del partido morado conformen grupos parlamentarios propios en el Congreso. "Estamos convencidos de que nos podremos entender, en particular con el PSOE, porque de no ser así es evidente que los entendimientos ulteriores serán muy complicados", ha señalado sobre esta cuestión en su intervención inicial.
"No contemplamos el escenario de no contar con cuatro grupos, entre otras cosas porque parece evidente que eso es necesario para que pueda continuar un diálogo que tiene que ver con hacer frente a la continuidad del PP en el Gobierno de España. No contemplamos que alguien que esté comprometido con frenar al PP pusiera en dificultades el recorrido de ese camino", ha apostillado.
Por ello, Iglesias se ha mostrado "convencido" de que sabrán entenderse con el PSOE para que apoye sus demandas respecto a los cuatro grupos. "Sería un buen punto de inicio para continuar hablando y conversando", ha insistido.
NEGOCIAR TIEMPOS Y DINERO
Asimismo, ha negado que esta aspiración tenga que ver con el objetivo de conseguir más dinero o más tiempo de intervención en la Cámara. "El dinero no nos interesa y estamos dispuestos a recibir lo que nos corresponda y abiertos a dialogar y negociar que los tiempos de intervención no menoscaben los derechos y expectativas de otros grupos. Estamos convencidos de que nos podremos entender", ha reafirmado.
Preguntado sobre si Podemos tendría los mismos inconvenientes a la hora de pactar con el PSOE si estos consiguieran a la vez el apoyo de fuerzas soberanistas como Democracia y Libertad o ERC, Iglesias se ha mostrado "encantado" de hablar con los segundos porque ve posible que asuman políticas de defensa de justicia social, pero no así como los primeros, porque han defendido políticas muy similares al PP.
Los representantes de las candidaturas de confluencia han respaldado el planteamiento de Iglesias y han afirmado que en estos momentos no se plantean otro escenario que el de conseguir los cuatro grupos. "Cumplimos todos los requisitos legales y sabemos que hay precedentes donde no se han cumplido y se han dado grupos", ha defendido Domenech.
Según el líder de En Comú Podem y diputado electo, si el PSOE no apoya su petición es que "está pensando en la gran coalición". Así, ha afirmado que por su parte están dispuestos a negociar y tener la mano, pero que ello significa "que esa mano debe también ser cogida", es decir, que acepten su condición de los grupos propios. "No pueden ser todo brindis al sol", ha demandado.
"No entenderíamos que el PSOE nos dejara sin constituir este grupo, que ha sido voluntad política de miles de valenciano. Reiteramos que estamos abiertos a negociar cualquier tipo de tiempos o recursos, no venimos aquí para acaparar", ha asegurado por su parte Baldoví, quien no obstante ha aclarado que el resultado de esta negociación no "tiene nada que ver" con el acuerdo de Gobierno de la Comunidad Valenciana entre PSOE y Compromís.
A su vez, la representante de En Marea ha alertado que no permitirles formar grupo sería un "fraude democrático". "Es una cuestión de democracia. Somos los representantes de miles de ciudadanos. Nosotros seguimos insistiendo al PSOE a que decidida dónde quiere estar", ha apostillado Fernández.
Por otra parte, sobre las negociaciones en el Senado y la posibilidad de que Podemos entre a formar parte de la Mesa de la Cámara Alta, Iglesias ha eludido contestar si aspiran a ocupar el séptimo puesto de este órgano, y se ha limitado a afirmar que trabajarán "en la misma dirección que hasta ahora" con sus "fuerzas políticas hermanas", tratando de que se les escuche y organizándose.