Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias apuesta por liderar una "coalición progresista" basada en la "decencia"

El candidato de Unidos Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha apostado este viernes por "liderar" una "coalición progresista" basada en la "decencia" y que trabaje para que "se cumpla la Ley". "Nuestro rival es el PP", ha dicho.
Iglesias ha protagonizado, junto con el secretario de Organización, Pablo Echenique, un acto público con centenares de personas en el Auditorio de Zaragoza, en su primera visita a la ciudad tras la convocatoria de las elecciones generales del 26 de junio.
"A pesar de las diferencias", Pablo Iglesias se ha dirigido al PSOE "por una cuestión de responsabilidad de país", planteando que la necesidad de acuerdo con los socialistas sin pedirles "un cheque en blanco". Así, les ha invitado a que "arrimen el hombro" para que sea posible "un Gobierno de coalición progresista".
En un "momento histórico" como el actual, el líder de Podemos ha recalcado que su partido aspira a "formar parte" y "liderar" una coalición progresista, para lo que han decidido "tender la mano al PSOE". En estas elecciones todos los participantes deberán explicar "con quién están dispuestos a pactar", algo que va a ser necesario, y ha deseado que "el resto de candidatos diga con tanta claridad" como su formación con quién quiere pactar.
"Creo que en el PSOE hay gente muy valiosa que quiere gobernar con nosotros, gente que hubiera deseado que llegáramos a un acuerdo para ponernos de acuerdo en las listas al Senado" porque "no es justo" que el PP tenga el 60 por ciento de los escaños de la cámara alta con el 25 por ciento de los votos, ha expuesto Pablo Iglesias.
"Sobre todo tengo confianza en la gente que vota al PSOE", en el sentido de que "puede haber mucha presión, empresas del Ibex 35, pero la gente que vota socialista jamás les permitiría hacer algo así y les van a decir que mucho mejor un Gobierno con nosotros, de igual a igual, con fraternidad, que llegar a un acuerdo con el PP", y "si lo hicieran, los votantes socialistas no se lo iban a perdonar".
Pablo Iglesias ha recalcado que "tenemos posibilidades de ganar las elecciones al PP", reconociendo que "aunque ganemos no vamos a tener mayoría absoluta", lo que exigirá un Gobierno de coalición, insistiendo en que "con el PP, no" y con C's "nos podremos entender en algunas cositas, pero en economía no, que tienen un programa igual que el del PP".
Si en las anteriores elecciones Podemos demostró ser capaz de remontar las previsiones demoscópicas, ahora pretenden demostrar que con sus "aliados" son capaces de ganar las elecciones al PP. Ha aludido al pacto con IU para formar la coalición electoral Unidos Podemos al indicar que han sido capaces de "poner las siglas por detrás de la necesidad de llegar a acuerdos" y ha dado las "gracias" al líder de IU federal, Alberto Garzón, mencionando también a "los compañeros" de otras formaciones como Equo, Compromís e ICV, "imprescindibles" para ganar las elecciones. Ha prometido respetar su identidad y ha apostado por "construir el futuro de un país mucho mejor".
A juicio de Pablo Iglesias, en la campaña del 26 de junio, "lo decisivo es el jugador número 12", en referencia a "la gente humilde, anónima", que ha sido capaz de "convertir la ilusión en un motor de cambio político", afirmando que "la política tiene mucho más que ver con las personas capaces de ponerse de acuerdo para cambiar las cosas que con las viejas élites que nos llevaron al desastre".
"DECENCIA" Y CORRUPCIÓN
El candidato de la formación morada ha dejado de lado el binomio "izquierda y derecha" para poner encima de la mesa "algo que es aún más importante", en alusión a "la necesidad de decencia" y la defensa de "la importancia de que las instituciones funcionen y se cumpla la Ley".
"Podemos defiende la Ley y el orden" en el sentido de que "cuando nos llaman antisistema decimos que los antisistema son los del PP, que han convertido las instituciones en un cortijo donde reina la corrupción" y dirigen un Gobierno que "permite que manden quienes no se presentan a las elecciones".
"Yo creo en la reinserción", ha dicho Pablo Iglesias respecto a los corruptos, criticando al PP porque "ha hecho la Ley Berlusconi, un conjunto de triquiñuelas que permiten que los casos de corrupción prescriban tan rápido que no permiten que se pueda llevar a cabo la instrucción".
Ha propuesto reformar las leyes de procedimiento penal y civil, también el Código Penal, para invertir esta situación, y también que los inspectores y técnicos de Hacienda dirijan el grueso de su actividad a investigar a los "grandes defraudadores".
"Lo fundamental", ha continuado, es que se respeten el principio de la división de poderes, que se cumplan los derechos constitucionales a la vivienda y a la sanidad y educación públicas, y algo "todavía más importante", el respeto a la Ley, ha insistido, subrayando que "a los poderosos, los ricos, los privilegiados, no les gusta la Ley". Ha reiterado que "antisistema son ellos, que han convertido el sistema en un privilegio para una minoría y no en un conjunto de instituciones que tienen que defender a la mayor parte de la gente".
Frente a quienes "suelen irse a paraísos fiscales, territorios sin Ley", Pablo Iglesias ha aseverado que "la Ley sirve para proteger a los débiles", considerando que "la mayor parte de la gente necesita leyes e instituciones que protejan los hospitales públicos, las escuelas públicas", que protejan "los derechos de la gente".
En otro orden de cosas, el candidato de Unidos Podemos ha criticado el tratado de libre comercio (TTIP), contra el que se posicionó en su etapa de eurodiputado, reivindicando el derecho de cada país a legislar sobre el consumo o los derechos de los trabajadores. Ha dicho que este tratado permite que "se construyan poderes que están por encima de la legitimidad democrática".
Para Unidos Podemos luchar contra el TTIP será "una prioridad" porque "somos patriotas" y "ser patriota se define cuando no tienes cuentas en Suiza, Andorra y Panamá y defiendes las leyes de tu país".
También ha abogado por derogar las últimas reformas laborales, argumentando que "se supone que las habían hecho para crear empleo y mejorar la situación económica" pero en realidad "han disminuido los derechos de los trabajadores" y "no han servido" para aumentar el empleo ni la productividad ni para aumentar los salarios, por lo que "no solo son injustas, sino ineficaces", ya que "cuando hay mejores sueldos y mejores trabajos va mejor el país".
Ha recordado que la deuda pública de España ha llegado al 100 por cien del PIB "y sin embargo en los ayuntamientos del cambio se reduce la deuda, a pesar de tenerlo todo en contra", por lo que "hemos demostrado que gobernamos mejor que ellos y por eso el PP está preocupado". Ha lamentado el lenguaje "siniestro y ultramontano" del PP.