Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias decidió con su núcleo duro renunciar a la Vicepresidencia y después se lo consultó con Errejón

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha explicado este jueves que la decisión de renunciar a la Vicepresidencia del Gobierno de coalición que aspira a formar con el PSOE la tomó con su equipo de la Secretaría General y, posteriormente, la consultó con el secretario político y portavoz parlamentario, Íñigo Errejón.
"Tuve una reunión con la unidad de análisis de la Secretaría General y allí exploramos diferentes opciones. Consideré que era lo mejor y después me puse en contacto con los miembros de mi Ejecutiva para discutirlo con ellos", ha explicado, para añadir que uno de esos miembros con los que debatió después fue Errejón.
Así lo ha relatado en la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede de Comisiones Obreras tras mantener una reunión con el líder de este sindicato, Ignacio Fernández Toxo, y el de UGT, Pepe Álvarez, en la que ha sido preguntado sobre si la decisión de renunciar a la que era una de las principales condiciones de Podemos para pactar con el PSOE la tomó junto a Errejón o no.
Esta decisión se suma a la de ponerse al frente del equipo negociador de Podemos, un puesto que antes ocupaba Errejón. No obstante, Iglesias ha desvinculado este hecho de las discrepancias que tuvo con su número dos sobre la destitución del exsecretario de Organización, Sergio Pascual, quien era la mano derecha de Errejón.
Este cese llevó al portavoz parlamentario a alejarse de la esfera pública durante trece días. Al romper su silencio este martes, Errejón reconoció que no compartía la decisión de Iglesias de cesar a Pascual, aunque aseguró que sigue trabajando con el secretario general y que su "lealtad" al proyecto que representa Podemos está por encima de todo.
Iglesias ha admitido este jueves que el giro en la postura de Podemos en esta segunda fase de las negociaciones con el PSOE, en la que ha adoptado un tono más conciliador y habla de "cesiones" en algunas de sus propuestas clave, lo ha diseñado, al menos en una primera fase, con su equipo de colaboradores más próximos de la Secretaría General, en el que no se incluye Errejón, y sí su jefa de gabinete, Irene Montero.
DISPUESTO A NO DEROGAR LA REFORMA LABORAL DE ZAPATERO
Entre las cesiones que Podemos está ahora dispuesto a hacer para llegar a un acuerdo con el PSOE figura, por ejemplo, la de derogar sólo la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, y no la del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y sí lo ha conformado Iglesias ante los líderes sindicales en la rueda de prensa que han ofrecido conjuntamente este jueves tras su encuentro.
"Para negociar hay que llegar a acuerdos y hay que ceder. Es fundamental derogar las dos reformas laborales y así se lo voy a trasladar al PSOE, porque los sindicatos tienen razón, pero estamos dispuestos a ceder y asumir propuestas que no son las nuestras porque a veces en política hay que llegar a acuerdos", ha justificado, aunque ha defendido que se puede ceder sólo "hasta ciertos límites".
Por ello, aunque admite que estaría dispuesto a llegar a esta cesión, le ha pedido a los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT que cuando se reúnan con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, "le expliquen la necesidad de derogar las dos".
"Estaríamos dispuestos a discutir con el PSOE que no se derogue, yo quiero que se derogue, pero si el PSOE se cierra en banda, pediré a Ignacio (Fernández Toxo) y Pepe (Álvarez) que le convenzan. Pero estamos dispuestos a negociar", ha enfatizado, tras señalar que, de hecho, de la lucha sindical ha aprendido precisamente que "hay que ceder", pero "hay que ceder hasta cierto punto".
En esta línea, ha asegurado que desde Podemos no van a ser "maximalistas" con su programa electoral sí lo está siendo, a su juicio, Ciudadanos y su líder, Albert Rivera, a quien ha acusado de haber tomado una actitud "sectaria", "extremista" y "agresiva" durante las últimas horas. "El programa del PSOE abre la posibilidad de un acuerdo pero para eso ellos deben ceder también", ha sentenciado.