Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias le pasa la pelota al PSOE

Falta poco más de un mes para que se disuelvan las cortes y se convoquen nuevas elecciones así que los líderes políticos miden sus gestos al milímetro. Pero más allá de las sonrisas, del tono, es decir, de las formas, toca analizar el contenido. Coinciden, aseguran, en no desear que se repitan las elecciones, pero mientras Iglesias apuesta por la vía 161 -un gobierno a la valenciana con los socialistas- Sánchez apuesta por un pacto PSOE-Ciudadanos-Podemos: la vía 199. Si a eso le añadimos la tercera vía, la 131 de Rivera, parece que no confluyen los caminos. Sin embargo sí se ha abierto hoy una puerta con el cambio de actitud de Pablo Iglesias, que para facilitar un gobierno progresista, ha renunciado a encabezar la vicepresidencia del gobierno, aunque sí la quiere para su partido. Con este paso atrás Pablo Iglesias puede presumir de generosidad y pedirle al PSOE que es su turno de hacer cesiones, fundamental no sólo de cara a la formación de un gobierno sino también a una hipotética campaña electoral: nadie quiere figurar como el culpable del fracaso en las negociaciones.

Para Sánchez, la noticia del día era otra: que Iglesias haya aceptado sentarse a una mesa con Ciudadanos, aunque haya dejado muy claro que lo hará para pedirle a Rivera “responsabilidad de Estado” para sacar a Rajoy de la Moncloa y  facilitar un gobierno de izquierdas. Este es el primero de 33 largos días en los que los líderes del PSOE y de Podemos lucharán por ser los últimos en levantarse de la mesa, si fracasa el acuerdo.