Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pagazaurtundua asume la Portavocía de UPyD en Europa reconociendo la "valía" de Sosa Wagner, con quien quiere colaborar

Se ha puesto en contacto con Sosa Wagner y Fernando Maura para trasladarles su ánimo de "vencer estos momentos complicados"
La que fuera 'número dos' de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en las elecciones del pasado 25 de mayo, Maite Pagazaurtundua, asume la Portavocía del partido en el Parlamento Europeo reconociendo la "valía" de su antecesor en el puesto, Francisco Sosa Wagner, y con el ánimo de trabajar conjuntamente con él y fomentar un clima de cooperación entre los cuatro eurodiputados de la formación magenta, según ha adelantado a Europa Press.
El Consejo de Dirección de UPyD decidió la pasada semana sustituir a Sosa Wagner como presidente y portavoz de su formación en Europa ante la ausencia de "interlocución directa" con el partido, a pesar de los "múltiples intentos" que aseguraba este miércoles en un comunicado haber efectuado.
Esta decisión llegó después de la polémica generada por un artículo publicado por Sosa Wagner en agosto pidiendo un pacto entre UPyD y Ciudadanos y acusando a la dirección de tener métodos autoritarios, a lo que se sumó su negativa a participar en una reunión de coordinación a la que había sido convocado en Madrid este viernes día 10.
Así, la Portavocía pasa a manos de Pagazaurtundua, expresidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo. "La asumo con toda la responsabilidad posible", ha explicado este jueves a Europa Press remarcando su voluntad de que "las cosas sean lo más cómodas posibles" tanto para Sosa Wagner como para el el eurodiputado Fernando Maura, quien apoyó a su compañero en Europa y tampoco participó en el encuentro del viernes al que habían sido convocados los cuatro eurodiputados de la formación.
Pagazaurtundua ha asegurado tener "mucho respeto personal e intelectual" por Sosa Wagner y además no tomará ninguna decisión que resulte "incomodante" para ellos. "Sé que no son los mejores momentos, pero con paciencia, tranquilidad y sosiego vamos a vencer estos momentos complicados", ha manifestado.
En este sentido, empezará a trabajar como nueva líder de la delegación europea de UPyD con la intención de "coordinar bien" el trabajo de los cuatro eurodiputados y también garantizar el mejor trabajo conjunto con la dirección del partido en España.
COMPETENCIA DE LA DIRECCIÓN PARA CAMBIAR PORTAVOCES
En este punto, ha defendido la decisión del Consejo de Dirección de cambiar la Portavocía de la formación en las instituciones en función de los criterios que considere oportunos. "Ahora tienen confianza en mi y voy a desarrollar el trabajo lo mejor posible, pero sin que esto suponga ningún demérito a la valía de Sosa Wagner", ha enfatizado.
Pagazaurtundua ha asegurado que este jueves se ha puesto en contacto tanto con Sosa Wagner como con Fernando Maura para transmitirles su plan de trabajo futuro y "tranquilizarles" respecto a posibles reticencias que pudieran tener sobre su colaboración.
Según ha explicado, asume la tarea consciente de que Europa y España están atravesando un momento "muy convulso" como consecuencia de una crisis económica "que no remite" y que ha desembocado en una "desigualdad de oportunidades y desgualdad económica creciente".
UPyD, LA TERCERA VÍA
Por ello, quiere presentar la labor de UPyD como una "tercera vía" entre los partidos tradicionales --"la vieja política"-- y los crecientes populismos en Europa. "Tenemos que ofrecer a los ciudadanos una acción esperanzadora que demuestre que podemos cambiar el sistema desde dentro, que las soluciones no están en los populismos", ha insistido.
También pondrá el foco en trasladar al Parlamento Europeo su lucha contra ETA y el nacionalismo, que cree que puede servir de ejemplo para combatir otros "fanatismos" crecientes en Europa. El objetivo es trasladar al Parlamento Europeo la experiencia vasca sobre "radicalización, populismo y fanatización" para poder transferir las buenas prácticas que se han podido aplicar en España.