Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page pregunta a Cospedal si se quedará a hacer oposición y a "defender su herencia" si pierde las elecciones

Si llega al poder, buscará un acuerdo con todos los partidos sobre ley electoral, sueldos de diputados y privilegios de expresidentes
El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha preguntado a la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, si "se va a quedar a hacer oposición y a defender su herencia" en el caso de que no revalide la Presidencia de la Junta.
En una rueda de prensa, el líder socialista ha cuestionado además a la presidenta regional si seguirá como diputada en la región en caso de perder las elecciones "para comprobar cómo el PSOE recupera trabajos públicos y para asistir como invitada a la recuperación de los servicios sociales".
Como balance de los tres años de legislatura del PP en la región, ha dicho que "se ha doblado la deuda pública, se ha conseguido precarizar el empleo y más de 100.000 habitantes han tenido que emigrar para buscarse la vida".
Ha manifestado además que en su caso, si no accediera a la Presidencia de la Junta, sí que ocuparía su escaño en las Cortes de Castilla-La Mancha para hacer oposición.
PODEMOS ESTÁ "SIN PERIMETRAR"
García-Page se ha referido además a la formación Podemos, de la que ha dicho "está sin perimetrar" y tiene difícil "hacer un planteamiento homogéneo" de sus políticas.
A su juicio, se trata más de "una reacción ciudadana de desencanto y desahogo, también contra el PSOE", pero en Castilla-La Mancha "hay un mensaje nítido, y es que al Gobierno le va a salir el tiro del pucherazo electoral por la culata".
"Ellos querían que no entrara una tercera fuerza política, y todo lo que signifique eso les pone nerviosos, y ya lo están", ha dicho García-Page, que ha señalado que desde el PP "se pensaban que, tras perder las elecciones, el PSOE sería un partido roto y se han encontrado a una organización consciente de lo que es, y en plena forma".
PELEARÁ POR "UNA MAYORÍA SUFICIENTE"
Preguntado por posibles acuerdos de gobierno con otras formaciones, ha destacado que su intención es pelear por "una mayoría suficiente y porque no haga falta un pacto" con nadie. "No habrá coalición preelectoral" con ningún partido, ha sentenciado.
En todo caso, sí ha resaltado que buscará un acuerdo con todas las formaciones políticas para "negociar un paquete" de medidas que incluyan revisar asuntos como los privilegios de los expresidentes, la ley electoral o el sueldo de los diputados.
"No me voy a negar a revisar nada, pero no haré nada por mi cuenta. Sobre todo eso habrá un acuerdo, sin ninguna duda, para que no haya demagogias ni se haga canibalismo político", ha enfatizado.