Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page no descarta que PP cambie el candidato si hubiera elecciones y aboga por una relación con Cataluña "por las buenas"

"Tender puentes al independentismo está bien, pero sabiendo que cada uno está a un lado del puente"
El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha y presidente de esta Comunidad Autónoma, Emiliano García-Page, ha manifestado que hay que dejar a Mariano Rajoy que intente formar Gobierno, aunque lo tiene "difícil", sin descartar que el PP haga un "cambio sustancial" de candidato si hubiera que volver a celebrar elecciones. "Tengo la impresión de que es un escenario que alguien empieza a trabajar en las filas de la derecha".
Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios durante su visita al stand de Castilla-La Mancha en la Feria de Turismo Fitur, donde ha señalado que por parte del PSOE se tiene claro que "si toca la responsabilidad" de dirigir un Gobierno antes de unas segundas elecciones se intentará "siempre dentro de unos límites claros y comprensibles por la opinión pública, y no a cualquier precio, buscando diálogo en toda la legislatura".
"Las cosas son como parecen, complicadas y difíciles, porque el escenario es muy perverso. Pero por intentarlo no va a quedar", ha insistido el líder de los socialistas castellano-manchegos.
NO SE PUEDE NEGOCIAR A LA AVENTURA
Ha dicho además que "no se puede negociar a la aventura y todos tienen que tener posiciones", al tiempo que se ha preguntado por qué "alguien se extraña" de que se planteen límites en las negociaciones, ya que "no hacerlo sería grave y peligroso". "Tenemos que tener la tranquilidad de poder hablar sabiendo que tenemos límites muy evidentes".
Preguntado por sus críticas al PSOE por facilitar la creación de grupos parlamentarios en el Senado a partidos independentistas, ha dicho que "hay que abordar la relación con Cataluña por las buenas". "Tender puentes al independentismo está bien, pero sabiendo que cada uno está a un lado del puente", ha subrayado.
En este punto, ha finalizado añadiendo que "para discutir y llegar a algún tipo de persuasión con el mundo independentista hay que usar la cabeza". "Cualquier otro órgano del cuerpo por donde nos cojan, está mal", ha concluido.