Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page cree que, si el PSOE hubiera cambiado antes de líder, Podemos no habría tenido tanto éxito

Considera que la inclusión de Carmen Chacón en la Ejecutiva de Pedro Sánchez supone un "autodescarte implícito" para las primarias
El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, cree que si su formación no hubiera "retrasado" el cambio en su dirección y hubiera entendido antes "el mensaje" de la ciudadanía, fenómenos como el de Podemos y "otros espacios políticos que han ido creciendo" podrían no haber tenido el mismo éxito.
"Su auge tienen que ver con el deterioro económico, que lleva a mucha gente a rechazar lo que hay. Creo que el PSOE ha retrasado su cambio y eso ha hecho que perdiéramos la vez, como en la cola de la carnicería, que si pierdes la vez se cuelan otros, y da igual cómo lleven el pelo", ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press.
En este sentido, García-Page ha manifestado que siempre quedará "la duda" de si Podemos hubiera tenido la misma acogida de haber abordado el PSOE el proceso de primarias en 2013, al año siguiente de celebrarse el 38 Congreso Federal en Sevilla en 2012, en el que Alfredo Pérez Rubalcaba asumió la Secretaría General.
"Una vez estabilizado el enfermo, realmente se imponía un giro en la dirección. La gente pedía cambio", ha señalado, al tiempo que ha matizado que es "una responsabilidad colectiva" de los socialistas no haber abordado antes el cambio. "Mucha gente le decía a Rubalcaba que aguantara. Todo es opinable. Si hubiera habido una mayoría clara se habría abordado antes", ha remachado.
LAS PRIMARIAS YA NO SON URGENTES
Asimismo, García-Page ha admitido que con la renovación de la Ejecutiva y el nombramiento de Pedro Sánchez como nuevo secretario general se ha producido "un cambio de calendarios" y que por ello, "es probable que las primarias no se den este año". "Creo que han pasado a un segundo plano de importancia", ha apostillado.
"Es evidente que si se produce algo no previsto como un nuevo secretario general elegido por voto directo con una innovación democrática, estamos en nuestro derecho de volver a pensar cuál es el mejor calendario y el que más nos interesa", ha argumentado.
En esta línea, ha insistido que "las primaras eran urgentes cuando el debate era si tenía que seguir o no Rubalcaba", pero que "en la medida que esa incógnita está despejada y el PSOE tiene un nuevo líder, el morbo de esas primarias es distinto".
"Son una opción, no una imposición, y menos una parodia. No nos deberíamos inventar candidatos alternativos para que parezca que hay debate", ha afirmado, al tiempo que ha destacado que "incluso la que podría ser su adversaria está en su equipo", en referencia a la exministra de Defensa y aspirante a liderar el PSOE en 2012, Carme Chacón, que dirige la Secretaría de Relaciones Internacionales en la nueva Ejecutiva de Sánchez.
"Que Chacón esté en el equipo de Sánchez es un autodescarte implícito de cara a las primarias", ha enfatizado, para añadir que "lo relevante es dar tiempo a esta dirección para que ponga en marcha el proyecto, y abordar así con suficiencia el proceso de primarias".
Según el líder del PSOE castellano-manchego, el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "ha entrado bien" porque "cae bien con carácter transversal, en el centro y en la izquierda". No obstante, ha advertido de que "la parte dura empieza ahora" para Sánchez y para la nueva Ejecutiva, porque "hay que reconstruir un espacio de confianza mayoritaria". "Confiamos en llegar en un año y medio al 40% del voto", ha confesado.
MÁS FÁCIL ATACAR QUE BUSCAR CONSENSO
En este sentido, el también senador socialista ha reconocido que al PSOE le costará "remontar esta situación", pero ha advertido de que es importante no dar "bandazos". "Ser radical es cómodo, pero para lo que hay que echar coraje es para ser moderado y para buscar acuerdos. Hay que tener más fuerza para cuajar consensos y atraer sectores transversales que para apuntarse al 'todo mal'", ha sentenciado.
Así, ha destacado que aunque se vive "una época en que la gente quiere predicadores aunque no puedan dar trigo", y en la que "insultar, atacar o negarse a todo es fácil", porque "sólo hay que dejarse llevar", el PSOE es "un partido de izquierdas que atrae al centro y a las grandes mayorías" y que "tiene capacidad de convertir en realidad lo que dice".
Además, ha augurado que si Podemos "puede convertirse en un partido político, tendrá los problemas de todos los partidos", como son, por ejemplo, "las finanzas internas o el reparto de cargos". "Es ley de vida", ha afirmado.