Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page aboga por acuerdos constitucionales entre PSOE y PP pero ve "un contrasentido" un gobierno conjunto

El secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha abogado este miércoles, ante la reunión entre el secretario general de su partido, Pedro Sánchez, y el presidente en funciones, Mariano Rajoy, por acuerdos constitucionales entre los socialistas y el PP, aunque ha calificado como "un contrasentido" un gobierno conjunto.
A preguntas de los medios en una rueda de prensa, García-Page ha dicho sobre la formación del próximo gobierno que espera que se aclaren las negociaciones porque el país "no puede estar mucho más tiempo esperando un acuerdo".
Tras afirmar que Pedro Sánchez "ha dejado claro" que el PSOE es la alternativa, García-Page ha indicado que las pasadas elecciones también dejaron claro "lo que no quiere España", para añadir, no obstante, que lo que quiere el país "no está tan claro".
"Lo que me ha ido dejando claro este proceso es que hay un castigo notable al concepto de alternancia entre PP y PSOE y por eso han crecido otros partidos", ha indicado el líder de los socialistas castellano-manchegos, añadiendo que "el mensaje de fondo" de la sociedad española es que quiere que haya una alternativa diferente que cambie las cosas "independientemente de los problemas del PP".
En este sentido, García-Page ha asegurado que aunque el PP tenga "una agenda judicial tremenda no hay que excusarse en eso". "El problema del PP va más allá de si hay o no hay corrupción", ha indicado, para agregar: "Acuerdos constitucionales con el PP si, pero formación conjunta de gobierno sería un contrasentido".
Finalmente, ha esperado que si la reunión entre Sánchez y Rajoy no vale para que haya un acuerdo de gobierno, "que sirva al menos para restañar algunas heridas y trabajar a fondo para resolver problemas constitucionales", ha concluido.