Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page dice que los ciudadanos ven "hoy por hoy" un gobierno de PSOE con el apoyo de Podemos y la abstención de Ciudadanos

Asegura que una de las opciones puede ser formar un gobierno en solitario que realice "compromisos distintos a dos bandas"
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dicho ver "sin duda" la posibilidad de que el PSOE gobierne con el apoyo de Podemos y la abstención de Ciudadanos. "Hoy por hoy es lo que la mayoría de ciudadanos suscribiría", ha afirmado, al tiempo que ha asegurado no ver posible que el PP gobierne en minoría con el apoyo del PSOE.
"Hoy por hoy lo que los ciudadanos suscribirían es que los dos partidos que están buscando un hueco en la escena política española, uno si se quiere por la izquierda del PSOE y otro por la derecha, apoyen a una opción que estaría obligada a pactar permanentemente", ha defendido García-Page en una entrevista en la Cope, que recoge Europa Press.
En este espacio, el también secretario regional de los socialistas castellano-manchegos ha admitido que "no es fácil" formar gobierno y que es probable que una de las opciones, aunque sea "inverosímil hoy", es la de formar un gobierno en solitario que realice "compromisos distintos a dos bandas".
"En lo social con unos, porque que la gente ha votado cambio", y en las políticas reformistas y los cambios constitucionales "siempre con el PP", agregando que su partido será "leal" a la formación que ahora dirige Mariano Rajoy en las "cuestiones constitucionales", y alertando de que el Ejecutivo saliente "no ha de estar hipotecado por independentistas ni radicales".
"Esto no es lo más coherente, pero el resultado de las elecciones hace que el Parlamento sea una probeta de experimentación", ha reconocido García-Page, que ha añadido que "todo está por escribir" y todavía "caben muchas sorpresas".
Dicho esto, ha señalado que esas sorpresas no serán en el seno de su partido, pues aunque el "mal resultado" de las pasadas elecciones obliga al PSOE a hacer una reflexión en su congreso, "tanto si comporta cambios como si no, todo el mundo ha tomado conciencia de que lo urgente es resolver la papeleta institucional".
LEGISLATURA "MOVIDA"
Preguntado sobre si lo mejor para la estabilidad del país es un gobierno PSOE-Podemos, el presidente castellano-manchego ha asegurado que la estabilidad "va a residir mucho más en que la arquitectura constitucional esté en manos de los partidos mayoritarios".
Y es que García-Page ha defendido que el resultado del 20 de diciembre no garantiza estabilidad "real" para ninguna de las fórmulas planteadas, vaticinando por ello una legislatura "movida, salvo que haya una segunda vuelta electoral".
Ante esa posibilidad, ha admitido que tanto para el PSOE como para Ciudadanos unas segundas elecciones les pondrían en "un escenario difícil", algo que no le ocurriría al PP y a Podemos, "que parece que está deseando que se repitan, porque se ha quedado cerca y quiere meter otro bocado al PSOE", ha concluido sobre la formación morada.