Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlament defiende que no vulneró los derechos de los diputados pese al fallo del TC

La Mesa del Parlament defendió en noviembre de 2015 que tramitar la resolución soberanista no vulneraba los derechos de los diputados, y este martes fuentes parlamentarias han recordado esta tesis para replicar la sentencia del Tribunal Constitucional.
El Alto Tribunal ha estimado parcialmente el amparo que solicitaron en noviembre el PSC, C's y el PP catalán contra la tramitación parlamentaria de la propuesta de resolución independentista de JxSí y la CUP, entendiendo que lesionaba sus derechos.
En la Mesa tienen representación PSC y C's, pero al tener la mayoría absoluta JxSí, en noviembre se impuso el criterio del partido soberanista y se continuó con el trámite de la resolución pese a no haber unanimidad.
Uno de los argumentos que utilizaron el PSC, C's y PP para pedir amparo al TC era que para tramitar una iniciativa así es necesario que todos los grupos parlamentarios estén constituidos y representados en la Junta de Portavoces y cuando se dio luz verde a la resolución independentista el PP catalán todavía no lo había hecho.
Según han argumentado este martes fuentes parlamentarias, la Mesa argumentó entonces que el PP estaba actuando 'de facto' como grupo constituido porque asistió a las reuniones de la Mesa y, en el escrito para pedir que no se tramitara la iniciativa, los diputados se referían textualmente a su "grupo parlamentario".
Además, la Mesa del Parlament recordó que existen precedentes de reuniones de la Junta de Portavoces sin haberse constituido todos los grupos parlamentarios: el 20 de noviembre de 2006 para preparar el debate de investidura --también faltaba por constituirse el PP-- y el 17 de diciembre de 2010, cuando siete diputados no se habían integrado aun a ningún grupo.
El órgano rector de la Cámara catalana defiende que decidió tramitar la resolución independentista y no aceptar las peticiones de reconsideración de C's, PSC y PP tras haber "ponderado los derechos en juego" de todos los diputados del hemiciclo.