Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pasqual Maragall apuesta por que convivan "el hispanismo abierto y el catalanismo"

Portavoz del Gobierno catalán: "Echo de menos el espacio político que él representa"
El expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall ha defendido este jueves que el "hispanismo abierto y el catalanismo deben convivir", y ha puesto como ejemplo de este hispanismo al poeta Antonio Machado.
Ha pronunciado un escueto discurso, culminado con un 'Visca Catalunya', al recibir el Premio Canigó por su trayectoria, otorgado por la Universitat Catalana d'Estiu (UCE), que ha ensalzado su influencia de Maragall en el catalanismo.
Maragall, que sucede al también expresidente de la Generalitat Jordi Pujol (CiU) en el palmarés de los premios Canigó, ha acudido así por tercer año consecutivo a esta universidad, tradicional epicentro de la política catalana en verano.
El encargado de glosar la trayectoria de Maragall ha sido el exconsejero socialista de Economía y Finanzas Antoni Castells, que le ha puesto como ejemplo "de coraje, dignidad y servicio al país", y le ha considerado una de las personas más queridas de Cataluña.
El portavoz del Govern, Francesc Homs (CiU), encargado de clausurar la XLIV edición de la UCE, que se ha celebrado desde el 17 de agosto en Prada de Conflent (Francia), también ha dedicado sus primeras palabras del discurso a ensalzar la figura de Maragall.
"Echo de menos el espacio político que él representa", ha afirmado el portavoz, que ha rememorado un episodio vivido con Maragall cuando esté dejó la Presidencia de la Generalitat, en 2006.
LA CARTA DE HOMS A MARAGALL
Homs ha explicado que entonces le envió una carta a título personal en la que le agradeció su trabajo al frente de la Generalitat, y a la que Maragall respondió con otra misiva que guarda a "cal y canto".
En ella, el expresidente le decía: "Entiendo tu desasosiego, pero Cataluña es un país suficientemente fuerte para hacer todo lo que se proponga si se lo propone desde la honestidad".