Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patxi Zabaleta cree injustificable el rechazo de los presos al tercer grado cuando admiten la libertad provisional

Dice que la IA necesita una "refundación" desde "las perspectivas de centro" hasta "la extrema izquierda"
El presidente de honor de Aralar, Patxi Zabaleta, y uno de los fundadores de HB, cree injustificable el rechazo de los presos al tercer grado cuando sí admiten la libertad provisional. Por otra parte, ha asegurado que la izquierda abertzale necesita una "profunda refundación" desde "las perspectivas de centro" hasta la "extrema izquierda".
En un artículo que este jueves publica 'Berria', Zabaleta asegura que "con el año 2016, también ha llegado el momento de culminar el camino de la paz". "Es inaceptable la existencia de presos políticos en una democracia madura, como también es inaceptable la diferenciación entre víctimas que niega la igualdad del ser humano", afirma.
Zabaleta defiende que el "profundo significado" de la amnistía está "en los fundamentos de la solución" y señala que también en este ámbito se requiere de "una profunda autocrítica".
En este sentido, afirma que el beneficio penitenciario "más famoso y significativo" es el de la libertad provisional, y ése "sí se ha aceptado" por parte de los reclusos. Por ello, cree que no se "justifica" el rechazo al tercer grado u otras medidas similares.
"SACUDIDA"
Por otra parte, Zabaleta asegura que, tanto en Euskadi como en Navarra, "aún no se ha detenido el temblor de la sacudida que las últimas elecciones generales han dado a la izquierda abertzale".
En este sentido, indica que la historia muestra que los ámbitos políticos amplios deben ser "el modelo y la estructura" y, plantea que la izquierda abertzale "necesita una refundación" que debe ir desde las perspectivas de centro que tienen "criterios progresistas" hasta la "extrema izquierda". En su opinión, el "indicador común" debe ser la "democracia interna".