Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedraz ordena la detención de los tres militares implicados en la muerte de Couso

El Supremo ordena a la Audiencia Nacional reabrir la investigación por la muerte de Couso. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Pedraz no tiene dudas. El Supremo tampoco. El disparo que mató a José Couso contravino el Convenio de Ginebra. Fue un ataque sin justificar contra población civil.Las acusaciones rechazan que aquello fuera un error. Desde el tanque era imposible confundir a los cámaras con francotiradores.
Es más, el sargento Thomas Gibson tardó media hora en ordenar el disparo desde que pidió autorización al capitán Philip Wolfordy éste al coronel Philip de Camp. Pedraz ha vuelto a ordenar la detención de los tres militares. Su propósito es viajar a Iraq y comprobar sobre el terreno qué pasó aquel 8 de abril.
 
Disparos contra el Hotel Palestina
Los cámaras llevaban toda la mañana grabando imágenes desde los balcones. Frente a ellos, frente al hotel Palestina, a poco más de un kilómetro, un tanque americano, permanecía inmóvil durante más de una hora. Lo que para la prensa internacional podía interpretarse como un elemento más de protección, se convirtió en una pesadilla.

Poco antes de las nueve de la mañana. El tanque disparó una carga hueca contra las terrazas más altas del hotel. En una de ellas grababa José Couso. Más arriba, el cámara Taras Protsyuk. Ambos dos fallecieron.
Caso imputable y reabierto
El Tribunal Supremo (TS) consideró el 26 de julio que la estrategia bélica denominada "de impacto y pavor", consistente en actos como el bombardeo sobre personas y bienes protegidos en conflicto armado, como el que causó la muerte del cámara José Couso, sí es penalmente imputable a quien dirija las operaciones bélicas. Es parte de la sentencia en la que se ordena a la Audiencia Nacional a reabrir la investigación por la muerte en Irak, el 8 de abril de 2003, por disparos de un tanque norteamericano del cámara de Telecinco.
El Tribunal Supremo ordenó este mes de julio a la Audiencia Nacional reabrir la investigación por la muerte en Irak en 2003 del cámara de Telecinco José Couso. El Alto Tribunal estimó, por unanimidad, el recurso presentado por la familia contra la decisión de dictar el sobreseimiento de las actuaciones. La mañana del 8 de abril de 2003, las fuerzas estadounidenses atacaron, en el plazo de tres horas, las tres grandes sedes de la prensa internacional en Bagdad. En uno de esos ataques perdió la vida José Couso, mientras grababa desde la terraza de su hotel. CGS