Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedraz procesa a los dos piratas encarcelados en España por el secuestro del Alakrana

Después de que el juez de la Audiencia Nacional haya procesado a Abdu Willy y Raageggesey Adji Haman por detencion ilegal, robo con violencia y uso de armas, la Fiscalía ha anunciado que no llegará a ningún acuerdo con la defensa de los piratas y pedirá para ellos penas que previsiblemente superarán los 200 años de cárcel.
La Fiscalía "no se apartará ni un milímetro de la vocación de hacer justicia", han asegurado jurídicas, que añaden que el Ministerio Público no tiene ninguna intención de alcanzar un acuerdo que pueda facilitar la expulsión de los supuestos piratas en aplicación de la Ley de Extranjería, tal y como ha reclamado la defensa de "Abdu Willy".
El abogado de Abdu Willy pretendía que se les penara con un máximo de seis años, ya que entiende que debe valorarse cada delito individualmente y no de forma global, para que se les pudiera aplicar la Ley de Extranjería y ser extraditados tras el proceso judicial.
Sin embargo, la Fiscalía considera esta opción un "fraude legal". El delito de detención ilegal se castiga con 6 a 10 años de cárcel, el de robo con violencia y el de uso de armas con penas de entre tres años y medio y cinco de cárcel. Así, la mínima pena que podría reclamar la Fiscalía sería de 219 años y medio de cárcel y la máxima de 365 años de prisión.
Si finalmente sobre los piratas encarcelados en España recaen tales penas sería el Gobierno quien podría decidir donde cumplen condena los secuestradores. El Consejo de Ministros les podría conceder un indulto o se alcanzaría algún acuerdo con el país africano.
El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha asegurado que tanto el Gobierno como los jueces trabajan, cada uno en el ejercicio de su responsabilidad y sus competencias para que el secuestro del atunero vasco "Alakrana" se resuelva lo antes posible.
Caamaño ha expresado su "máximo respeto" ante las decisiones de los jueces y, en concreto, la resolución del juez Santiago Pedraz, que hoy ha procesado a los dos supuestos piratas. Asimismo se ha mostrado convencido de que el juicio a los piratas detenidos se celebrará con todas las garantías, ya que "tanto el fiscal como los jueces y todas las personas implicadas" actuarán con todas las garantías con las que debe contar un proceso judicial.
 
 
EBP