Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez: Fernández Díaz no puede seguir "ni un minuto más" y si lo hace, Rajoy se estará haciendo responsable

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido este miércoles que "no es posible" que el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, "continúe ni un minuto más" en su puesto después de conocer sus conversaciones con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña y ha recalcado que, si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no le cesa, se estará haciendo responsable de este caso, que es la "expresión de la corrupción" que el PSOE quiere "extirpar".
"En cualquier democracia avanzada, el ministro del Interior debería presentar su dimisión hoy mismo. No lo ha hecho, así que el presidente del Gobierno debería proceder a su cese inmediato también hoy mismo y si no lo hace, se hará a sí mismo responsable de la conducta de su ministro del Interior", ha afirmado Sánchez, solemne, en una declaración desde el parador de Oropesa (Toledo).
Sin embargo, Sánchez ha reconocido que no cree que Fernández Díaz dimita ni que Rajoy le haga marcharse. De hecho, ha apuntado que lo único que se puede "esperar" del candidato del PP a La Moncloa es, "probablemente", un mensaje que se puede resumir con un "Sé fuerte, Jorge".
Por eso, el líder de los socialistas se ha dirigido a los españoles, en un mensaje institucional grabado en el parador de Oropesa, en el que ha recalcado que los españoles tienen la oportunidad el próximo domingo de votar para dejar claras sus exigencias de "juego limpio en la política".
Y, por su parte, ha garantizado que si es presidente del Gobierno, garantizará que la corrupción sea perseguida y liderará "un gobierno limpio y una justicia independiente", que es lo que merece "un país moderno como España, avanzado en derechos y libertades".
"UTILIZACIÓN PERVERSA DE LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO"
Aunque Sánchez ya se había referido en tres ocasiones durante esta mañana a este escándalo --en un acto en Cáceres y en dos entrevistas en medios-- ha querido lanzar un mensaje institucional, para el que se ha puesto chaqueta y corbata roja, en mitad de su desplazamiento entre Cáceres y Albacete.
El secretario general del PSOE ha denunciado esta polémica como una muestra de "utilización perversa de las instituciones del Estado" y ha subrayado que es "absolutamente inaceptable que se trate de usar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para dirigir su acción a objetivos contrarios a la ley y sin duda con intenciones partidistas". Y esto ha dicho, es "la máxima expresión de la corrupción" que los socialistas quieren "extirpar de la vida pública en el país".
SE SUMA A REUNIONES SECRETAS, COMO LA DE RATO
Sánchez ha denunciado además que "no es la primera vez" que Fernández Díaz realiza "actuaciones contrarias a toda norma democrática" y ha recalcado que este episodio se suma a sus "reuniones secretas con dirigentes del PP investigados por corrupción, como Rato", los ceses "arbitrarios" de altos cargos policiales y sus iniciativas de reformas legales "dirigidas a limitar el ejercicio a los derechos de manifestación, reunión y libertad de expresión".
Pero, además, ha recalcado que, el caso recién conocido pone en evidencia la "voluntad" del ministro en funciones de "crear apariencia de comportamientos delictivos" a personas y dirigentes de partidos "con la finalidad de fortalecer la proyección" del PP en Cataluña, partido del que Fernández Díaz es candidato a las próximas elecciones.
Pero, además, ha subrayado que la trascendencia de este comportamiento se agrava si, como se ha publicado, Rajoy "conocía esas gestiones directamente por parte del ministro del Interior".
Por eso, ha insistido en que Fernández Díaz no puede seguir en su cargo. "Lo exige la dignidad de las instituciones del Gobierno de España", ha remachado Sánchez, que ha subrayado que el Ejecutivo lo que tiene que hacer es precisamente "respetar en todo momento la ley".
Pero, además, ha subrayado que lo exige el respeto a los ciudadanos que "no pueden aceptar que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado sean utilizadas con finalidades partidistas".
De esta manera, y como ha reconocido que no cree que esta "exigencia" sea asumida, ha insistido en que los ciudadanos tienen, el próximo 26 de junio, una ocasión de expresar sus "convicciones democráticas", su "exigencia de juego limpio en la política", su "compromiso contra la corrupción" y su "voluntad de vivir en un país en el que la ley y el respeto a la ley sean la única guía del comportamiento" de sus dirigentes.
"LA RESPONSABILIDAD DE TODOS LOS ESPAÑOLES"
"El día 26 de junio tenemos la oportunidad de hacer lo que el actual gobierno, con Rajoy a la cabeza, es incapaz de hacer, dimitir. Tenemos la oportunidad y la responsabilidad todos los españoles de hacer dimitir a este mal gobierno con nuestros votos, acudiendo a las urnas", ha remachado.
Por su parte, ha recalcado que su compromiso es "firme". "Si el PSOE preside el nuevo gobierno de España, garantizaremos que los poderes del Estado actúan con independencia y neutralidad, que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estarán al servicio de sus legítimos propietarios, los ciudadanos y ciudadanas de este país, y protegerán los derechos y libertades de todos ellos sin injerencias del poder político, y que la Policía Nacional y la Guardia Civil actuarán con sujeción exclusiva a la ley, al Estado de Derecho y a la persecución del delito", ha remachado.
Y, además, ha asegurado que, si llega a La Moncloa, garantizará que los partidos puedan actuar "en la defensa de sus propuestas, en condiciones de igualdad y con plena libertad dentro del respeto a la Constitución", y se persigue la corrupción "en cualquiera de sus manifestaciones".
"Si cuento con la confianza mayoritaria de los españoles el próximo 26 de junio, garantizaré un gobierno limpio y una justicia independiente en un país moderno, como España, avanzado en derechos y libertades, un país donde el gobierno sea la mejor garantía de las libertades públicas y donde la justicia tenga medios suficientes e independencia para poder actuar", ha remachado.