Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez se entrevista el jueves en Lisboa con el primer ministro de Portugal fruto de un pacto de izquierdas

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, viajará este jueves a Lisboa para mantener una reunión de trabajo con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, en la que será su primer acto público en 2016.
En el inicio del curso, y después de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, Sánchez ha elegido Portugal para retomar su agenda internacional. Y parece evidente que la foto que quiere mostrar es la de un gobierno de izquierdas que logró ponerse en pie tras un primer intento de la derecha. El primer ministro portugués, Antonio Costa, perdió las elecciones al igual que Sánchez, pero consiguió ser apoyado por los otros dos partidos de izquierda.
Sánchez siguió muy de cerca la situación política en el país vecino, donde de las elecciones del pasado octubre surgió en primer momento un gobierno de centro derecha que decayó a los pocos días al no contar con mayoría absoluta. Después, el líder del Partido Socialista portugués recibió el encargo del presidente, Anibal Cavaco Silva, y logró liderar el Ejecutivo, con el apoyo de los comunistas y el Bloque Izquierda.
Por eso, es muy probable que, con este viaje, el líder de los socialistas pretenda visualizar que es posible un acuerdo entre partidos de izquierdas que nunca antes se habían entendido en Portugal, como alternativa a la derecha, para poner en marcha un gobierno progresista.
Éste es el objetivo que tiene en mente el secretario general del PSOE, que no renuncia a intentar llegar a La Moncloa si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, fracasa en su intento de ser investido. Para ello, los socialistas están dispuestos a hablar con todos los partidos, siempre y cuando no pongan en cuestión la unidad de España, tal y como ha acordado su Comité Federal.
No obstante, al contrario que en Portugal, Sánchez no sólo necesita el apoyo de Podemos e IU para ser elegido, sino que es imprescindible que partidos nacionalistas o independentistas le apoyen o se abstengan en una hipotética investidura.
SU "BUENA RELACIÓN" CON LOS LÍDERES EUROPEOS
Sánchez recibirá así el apoyo de Costa, con quien según su entorno le une una muy buena relación, y escenificará el 'feeling' que, en general tiene con los líderes de los partidos hermanos del PSOE en Europa. Desde que llegó a la Secretaría General del PSOE, ha cuidado mucho el contacto con el presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz, el primer ministro francés, Manuel Valls, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, entre otros.
Durante la campaña, dirigentes europeos expresaron su respaldo al PSOE y a su candidato a la Presidencia del Gobierno, como volverá a hacer este jueves el primer ministro luso.