Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez pierde su primera votación: 130 síes de PSOE, C's y NC frente a 219 noes y abstención de CC

Comienza la cuenta atrás de dos meses para convocar elecciones si nadie es designado para ocupar La Moncloa
La primera votación a la que se ha sometido el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, tras casi once horas de debate de investidura se ha saldado, como estaba previsto, con 130 votos a favor (89 del PSOE, 40 de Ciudadanos y uno de Nueva Canarias), la abstención de Coalición Canaria y el 'no' del resto del hemiciclo, un total de 219 sufragios en contra.
En concreto, han rechazado la candidatura de Sánchez el PP, Podemos y sus confluencias, Esquerra Republicana, Democracia y Libertad, PNV, Compromís, IU-Unidad Popular, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro y EH Bildu. También ha optado por el 'no' el exdiputado del PP Pedro Gómez de la Serna, ahora en el Grupo Mixto, quien no ha intervenido en el debate.
Es decir, el aspirante socialista sólo ha recibido el respaldo de los 40 diputados de Ciudadanos, gracias al pacto suscrito entre el partido naranja y los socialistas, y el del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, quien concurrió a las elecciones del pasado 20 de diciembre en coalición con el PSOE, con el compromiso de respaldar la investidura de Sánchez.
De su lado, la también nacionalista canaria, Ana Oramas, única diputada de Coalición Canaria, ha decidido abstenerse aunque durante su 'cara a cara' con Sánchez ha dejado abierta la posibilidad de votar a favor de su candidatura el próximo viernes.
DOS VOTOS EN EUSKERA
Como marca el Reglamento, el primer diputado en votar ha sido elegido por sorteo, 'premio' que ha recaído en el socialista andaluz Antonio Hurtado. A partir de ahí uno a uno se ha ido llamando a los 350 diputados para que pronunciaran el sentido de su voto (sí, no o abstención).
La votación se ha desarrollado con normalidad y sólo ha habido dos diputados que han anunciado su voto negativo en euskera al candidato socialista: el nacionalista vasco Joseba Aguirretxea y la diputada de EH Bildu Onintza Enbeitia. Como suele ser habitual en este tipo de votaciones, los últimos en votar han sido los miembros del Gobierno y de la Mesa de la Cámara Baja.
Así las cosas, se ha cumplido el guión previsto y, al no haber alcanzado la mayoría absoluta que necesitaba para ser investido jefe del Ejecutivo, Sánchez tendrá que someter su candidatura a una segunda votación el próximo viernes por la noche.
La mayoría absoluta está situada en 176 votos y el aspirante socialista se ha quedado a 46 votos de esa ansiada cifra. De esta forma, Sánchez se convierte en el tercer candidato desde la Transición que no logra ser investido en la primera votación y tiene que intentarlo en la segunda ronda, como ya les pasó a Leopoldo Calvo Sotelo en 1981 y a José Luis Rodríguez Zapatero en 2008.
FIN DEL BLOQUEO: EMPIEZAN A CORRER LOS PLAZOS
Pese a haber fracasado en este primer intento, la primera votación de Sánchez ha servido para que empiece a correr el plazo de dos meses que fija la Constitución para que haya nuevas elecciones si nadie logra la confianza del Congreso para instalarse en La Moncloa.
La segunda toma del debate de investidura se ha fijado para el próximo viernes a las seis y media de la tarde. En ese debate, Sánchez ya no podrá hablar todo el tiempo que quiera sino que su discurso no podrá superar los diez minutos. Los grupos parlamentarios contarán por su parte con cinco minutos cada uno para fijar posición.
Después tendrá lugar la segunda votación por el mismo procedimiento que la primera. En este segundo 'round' a Sánchez le bastaría con tener más votos a favor que en contra, lo que, en cualquier caso, no parece probable.
Si tras esta segunda ronda el Congreso tampoco otorgase la confianza al candidato, se podrían tramitar sucesivas propuestas de aspirantes a presidente hasta que transcurran dos meses desde la primera votación.
Pero si en los dos meses siguientes --como muy tarde el 2 de mayo-- ningún candidato logra el aval de la Cámara Baja, el presidente del Congreso someterá a la firma del Rey el decreto de disolución de ambas Cámaras, convocará nuevas elecciones y lo comunicará al presidente del Senado. Según estos plazos, los nuevos comicios tendrían lugar el domingo 26 de junio.