Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez afronta su primer gran debate parlamentario con la idea de llevar los presupuestos a la calle

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afronta esta semana su primer gran debate parlamentario, en el que rechazará de plano los Presupuestos Generales del Estado que defenderá el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, un estreno que lleva preparando toda la semana y en el que se ha marcado el objetivo de acercar los presupuestos "a la calle".
Según han informado a Europa Press fuentes socialistas, Sánchez ha estado trabajando intensamente en los últimos días en este debate. Para ello, ha mantenido varias reuniones con economistas del partido, pero también de fuera, del sector profesional. Además, ha tenido encuentros con personas del mundo de los autónomos y emprendedores.
Y a estos contactos se suma, explican estas fuentes, el que mantiene "prácticamente a diario" desde que llegó a la Secretaría General con diferentes sectores, entre ellos muchos de los afectados por la "apuesta ideológica por la austeridad extrema" que, según denuncia el PSOE en su enmienda a la totalidad a los presupuestos, practica el PP.
Precisamente, el objetivo del líder del PSOE en su primer debate de envergadura en el Congreso de los Diputados es acercar a la calle las cuentas del Gobierno para 2015, que los socialistas consideran que "son ineficaces para luchar contra el desempleo y la desigualdad" y, además, "consolidan los recortes".
"TRADUCIR LAS CUENTAS A DATOS REALES"
Su intención es, explican estas fuentes, "traducir a datos reales" las grandes cifras macroeconómicas y acercar el debate a los ciudadanos y que, además, vean que existe una "alternativa" en el PSOE. Esto es lo que está tratando de hacer, insisten, desde que está a los mandos del principal partido de la oposición.
Este primer debate de presupuestos es una cita clave para el secretario general, porque versa sobre la "principal preocupación" de los ciudadanos y porque es un terreno que tiene ganas de pisar, dado su perfil. Sánchez es doctor en Economía, una formación que hasta ahora no tenían los máximos dirigentes del PSOE.
Será su intervención más relevante en la Cámara Baja hasta que el Debate sobre el Estado de la Nación del próximo año, en el que su interlocutor será el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con quien ya ha mantenido varios 'cara a cara' en el Pleno.
De los cuatro 'rifirrafes' que han protagonizado, dos han versado sobre economía y otros dos sobre la crisis del ébola. Sánchez se estrenó en su primera sesión de control al Gobierno denunciando que Rajoy "vive en un oasis aislado" mientras "la mayoría de los españoles todavía tienen sed de trabajo y de un trabajo digno". Por su parte, el jefe del Ejecutivo le recibió recordándole que él formó parte de la bancada socialista que apoyó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que dejó al PP "una montaña de problemas".
En su segundo 'cara a cara', Sánchez criticó con dureza la reforma fiscal del Gobierno, al que acusó de gobernar para "las élites". "Quite la mano del cuello de la clase media y trabajadora, porque aprieta muy fuerte", pidió a Rajoy.
Y tras un tercer encuentro en el que se rebajó el tono de la crítica, después de que Sánchez y Rajoy pactaran cambiar la pregunta prevista para hablar de la crisis del ébola, que había estallado dos días antes, Sánchez volvió a endurecer su tono la semana pasada.
En la que fue su intervención más aplaudida, el líder del PSOE acusó de "desvergüenza" a los políticos del PP por tratar de responsabilizar de sus "irresponsabilidades" a la auxiliar de enfermería contagiada. "Dé la cara a los españoles y cumpla con su deber, porque hoy no es presidente del Gobierno, sino el presidente de un auténtico desgobierno", sentenció.