Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono dice que el posible cierre de la base de Manás no afectará las operaciones en Afganistán

Vista general de la base de las fuerzas de la coalición internacional antiterrorista en el aeropuerto Manas, de Bishkek (Kirguistán). EFEtelecinco.es
El Pentágono aseguró hoy que si el Gobierno de Kirguizistán cierra la base aérea estadounidense de Manás, en territorio kirguís, las operaciones militares en Afganistán no se verán afectadas.
El portavoz del Pentágono, Bryan Whitman, señaló que ni el Departamento de Estado ni el Departamento de Defensa han recibido una comunicación oficial del Gobierno de Kirguizistán para suspender el acuerdo de uso de la base.
Whitman aseguró que en el caso de que Kirguizistán cancele la cesión de Manás, como anunció el martes su presidente Kurmanbek Bakíev, EE.UU. recurrirá a otros medios para apoyar a las tropas en Afganistán y las operaciones "no corren peligro".
"Si bien valoramos la relación y los acuerdos que tenemos sobre Manás, Estados Unidos, sin duda, será capaz de continuar sus operaciones en Afganistán", dijo.
El presidente de Kirguizistán, Kurmanbek Bakíev, anunció el martes sus planes de cerrar la base estadounidense, tras una reunión con el mandatario ruso Dmitri Medvédev en Moscú, en la que se comprometieron ayudas millonarias para el país centroasiático.
Por su parte, el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood, aseguró que Estados Unidos no ha recibido "ninguna comunicación oficial de que quieran cerrar la base".
Preguntado por el posible conflicto de intereses que puede haber si se demuestra que Rusia tiene algo que ver en la decisión del Gobierno kirguís, señaló que el Departamento "no quiere sacar conclusiones", aunque reconoció: "claramente es un asunto que tenemos que hablar con Rusia".
Estados Unidos y Kirguizistán firmaron un "protocolo" en 2006 para que las tropas estadounidenses usaran la base aérea, un acuerdo que se renovaría anualmente hasta julio de 2011.
EE.UU. paga 17,4 millones de dólares al año por usar esta base, que es un punto estratégico para dar apoyo logístico a las tropas internacionales en Afganistán.
Además, según informó Whitman, Estados Unidos da otros 150 millones anuales adicionales destinados a programas de asistencia al Gobierno kirguís.
El cierre afectaría a las cerca de 15.000 personas y 500 toneladas de carga que transitan a través de Manás cada mes hacia Afganistán.
Allí operan permanentemente 1.000 efectivos, la mayoría de ellos estadounidenses, pero también franceses y españoles.
Whitman señaló que la base contribuye a la seguridad y la estabilidad no sólo de Afganistán, sino también en Asia Central y, como ejemplo, recordó que fue el centro de operaciones de la ayuda humanitaria que recibió Pakistán tras el terremoto de 2005.
La decisión del presidente kirguís será debatida el jueves por el Parlamento, que es el que tiene la prerrogativa de autorizar la apertura o el cierre de una base militar.
Manás es la única base aérea de EE.UU. en Asia Central después de que Uzbekistán cerrara en 2005 la base, Karshi-Khanabad, conocida como "K-2", desde donde se dio apoyo a las operaciones militares y humanitarias tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.