Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono está dispuesto a aceptar un cambio en la Ley sobre homosexuales en el Ejército

El Jefe del Estado Mayor Conjunto, el almirante Mike Mullen, afirmó hoy que el Pentágono aceptará la ley si el Congreso anula la prohibición de que los homosexuales que sirven en las Fuerzas Armadas mantengan su condición en privado.
El presidente Barack Obama dijo durante la campaña electoral que los militares podrían expresar abiertamente su homosexualidad y revertiría la ley que, promulgada durante el Gobierno Bill Clinton (1992-2000), establece que los homosexuales pueden servir en las Fuerzas Armadas mientras no lo muestren.
Tras prolongadas negociaciones entre el Gobierno del presidente Bill Clinton y el Congreso, en 1993 se aprobó la ley denominada "no preguntes, no lo digas"- por la que el Ejército no pregunta sobre la orientación sexual de su personal y los militares tampoco lo anuncian.
"Si la ley cambia, vamos a cumplir, no hay absolutamente ninguna duda al respecto", dijo Mullen en una entrevista en la cadena ABC.
Mullen dijo que quiere evitar un "debate polarizado" sobre los homosexuales en el Ejército y dijo que, en caso de que el Congreso derogue la ley, tendría que darle el tiempo necesario al Ejército para preparar un plan para aplicar la norma.
La Administración Obama se está moviendo en este sentido y, según publica hoy "The Washington Post", la secretaria de Estado, Hillary Clinton, anunciará próximamente un plan para que las parejas de los diplomáticos homosexuales reciban los mismos beneficios que las esposas y maridos de los diplomáticos heterosexuales.
El diario indica que, a principios de año, cerca de 2.200 empleados gubernamentales relacionados con asuntos de política exterior firmaron y enviaron una carta a Clinton pidiendo al Gobierno equiparar los beneficios a las parejas del mismo sexo.
Según un borrador del documento al que ha tenido acceso el Post, incluirá, entre otros, el pasaporte diplomático, traslado en caso de emergencia, uso del servicio médico del puesto en el exterior, evacuación en caso de resultar herido, pago por representación y entrenamiento en el Instituto del Servicio Exteriores.