Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pere Navarro descarta un congreso extraordinario porque la dirección del PSC está "legitimada"

Acusa a los díscolos de romper el compromiso electoral alcanzado cuando se configuraron las listas
El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha descartado este lunes un congreso extraordinario del partido porque la dirección "está legitimada" pese a la crisis abierta después de que diputados del Parlament Joan Ignasi Elena, Marina Geli y Núria Ventura rompieran la disciplina de voto sobre la consulta de autodeterminación.
En su primera rueda de prensa desde que se inició la crisis el 16 de enero y tras una Ejecutiva intensa que ha retrasado su comparecencia 50 minutos, ha reconocido que se le ha pedido en alguna ocasión celebrar un congreso extraordinario, pero lo ha descartado: "No hay duda sobre la legitimidad del primer secretario y de la dirección".
"Nadie me ha pedido que lo deje", ha afirmado Navarro, que también ha rechazado la celebración de un congreso al considerar que es suficiente acordó con las convenciones y conferencias que realizará el PSC para actualizar la línea política del partido en aspectos como alternativas económicas, calidad democrática y modelo territorial.
Los dos diputados críticos que formaban parte de la dirección del PSC --Joan Ignasi Elena y Marina Geli-- ya no han participado este lunes en la reunión de la Ejecutiva, después de que la Comisión de Garantías del partido les suspendiese cautelarmente de sus cargos orgánicos mientras tomaba una decisión sobre su caso.
Navarro ha dejado en manos de la Comisión de Garantías del PSC la decisión definitiva sobre que los tres diputados --Elena, Geli y Núria Ventura-- desobedecieran el mandato del Consell Nacional del partido, y ha asegurado que la Ejecutiva no "interferirá" en su trabajo.
Por ello, ha rechazado pronunciarse sobre si debían ser expulsados del partido, pero sí les ha acusado de incumplir el compromiso electoral que alcanzaron con él cuando se confeccionaron las listas en 2012 y garantizaron, según ha dicho, que seguirían la línea política del partido y acatarían el resultado de los debates democráticos que se hicieran.
"Yo sé el compromiso al que llegamos la noche en que confeccionamos las listas electorales", ha explicado Navarro, que ha añadido que se buscó que fueran plurales a cambio de que todos aceptarán seguir la hoja de ruta que fijara el partido en el debate sobre la consulta, algo que, según ha dicho, no se ha cumplido.
Ha defendido también que la votación en el Parlamento catalán respondió a los criterios aprobados en el partido sobre su actitud ante el proceso soberanista: que la consulta sea legal y acordada; abogar por una reforma de la Constitución en sentido federal, y no hacer de comparsa de los partidos que "buscan la confrontación".
Sin embargo, ha abogado por que el proceso de la toma de decisión de la Comisión de Garantías sea "absolutamente limpio y transparente", y se ha comprometido a respetar la decisión que tomen sus miembros una vez hayan escuchado a todas las partes.
"RESPETO MUTUO"
Pese a la longitud de la reunión de la Ejecutiva, Navarro ha negado que haya sido un encuentro tenso, y ha explicado que todos los que se han posicionado sobre la crisis abierta en el PSC lo han hecho en un "ambiente de respeto mutuo".
Además de las bajas cautelares de Elena y Geli, tampoco han participado ya en esta Ejecutiva Laia Bonet y Rocío Martínez-Sampere, que la abandonaron a raíz del debate sobre qué debían votar los diputados del PSC en el Parlamento sobre la petición al Congreso de traspasar a la Generalitat la competencia para convocar referéndums.
Con esta decisión, ambas convirtieron en definitiva una baja que debía ser temporal por su participación en las primarias del PSC de Barcelona, contienda que ha llevado también al hasta ahora portavoz del partido Jaume Collboni a dejar sus cargos orgánicos y su lugar en la Ejecutiva, aunque en su caso solo mientras dure el proceso.
Ahora las principales voces críticas que restan en la Ejecutiva del partido son el alcalde de Lleida, Àngel Ros --que dejo su escaño en el Parlamento por discrepancias con la dirección--, además de Jordi del Río, Jordina Freixenet y Daniel Font.