Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perú otorga el salvoconducto para salir del país al líder indígena Pizango

Fotografía de archivo del pasado 15 de mayo en la que se observa al presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), Alberto Pizango. EFEtelecinco.es
El Gobierno peruano otorgó hoy al líder indígena Alberto Pizango el salvoconducto que le permitirá salir de Perú y viajar a Nicaragua, país que le otorgó asilo político el pasado 9 de junio, informó la cancillería peruana.
"En la fecha, el Gobierno de Perú ha otorgado el salvoconducto al señor Segundo Alberto Pizango Chota, ex Presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, AIDESEP, quien se encuentra asilado en la embajada de Nicaragua en Perú", señaló una escueta nota oficial del Ministerio de Exteriores peruano.
Pizango se refugió en la embajada de Nicaragua en Lima el 8 de junio y solicitó asilo después de que se acusara por los violentos sucesos ocurridos el 5 de junio en la provincia selvática de Bagua, que se saldaron con la muerte de 34 personas.
Pizango, líder de una gran protesta amazónica iniciada hace dos meses contra una decena de decretos que los indígenas consideran lesivos a sus derechos sobre la tierra y el medio ambiente, junto a otros cuatro dirigentes, es acusado de los supuestos delitos de motín, sedición y apología del delito en agravio del Estado, según fuentes judiciales.
La fiscalía responsabiliza a Pizango y los cuatro líderes indígenas a raíz de su llamado a desconocer la autoridad del presidente Alan García, en medio de las protestas de las comunidades amazónicas.
Este lunes, el Ejecutivo dio marcha atrás y aceptó pedir al Congreso la derogatoria de los decretos 1090 y 1964, los más cuestionados por los indígenas.
Los decretos 1090 y 1064 regulan el uso y explotación de los recursos hídricos y naturales de la selva, incluidos los recursos gasísticos, petroleros y madereros, y según los indígenas contravienen su derecho a la consulta contemplado en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que suscribió Perú.