Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Picardo acepta conversaciones 'ad hoc' sobre ciertos temas pero pide voz propia y veto para Gibraltar

Dice que las decisiones deberán tomarse por consenso y confía en que puedan iniciarse "dentro de no mucho tiempo"
El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha dado su visto bueno a la propuesta del ministro de Exteriores británico, William Hague, de celebrar conversaciones 'ad hoc' sobre ciertos temas específicos respecto al contencioso, como la pesca o el medio ambiente, pero ha dejado claro que el Peñón tendrá voz y voto en los mismos.
En un discurso ante la convención del Partido Conservador británico este domingo, Picardo está de acuerdo en "mantener conversaciones 'ad hoc' cuando sea necesario o deseable hasta que el Foro Tripartito pueda volver a reunirse", en referencia a la fórmula de diálogo adoptada por Madrid y Londres y con participación del Peñón durante el anterior gobierno socialista que el PP ha abandonado.
En todo caso ha dejado claro que "Gibraltar y Reino Unido tendrán voces separadas y se presentarán con delegaciones independientes en cualquiera de estos enecuentros". Además de dar su visto bueno a la presencia de representantes de la Comsión Europea, Picardo ha reclamado que "todas las decisiones" deberán adoptarse "por consenso, de modo que nada pueda ser impuesto a Gibraltar sin nuestro consentimiento".
Así las cosas, el ministro principal ha recalcado que "estas conversaciones no incluirán, obviamente, ninguna discusión sobre la soberanía de Gibraltar o su futuro" y ha agradecido el apoyo ofrecido en las últimas semanas por el Ejecutivo de David Cameron.
Según Picardo, "ya ha quedado meridianamente claro que Reino Unido no transferirá la soberanía de Gibraltar contra nuestra voluntad" y que no entablará "un proceso de negociación sobre la cuestión de la soberanía sin nuestro consentimiento". En este sentido, ha asegurado que Gibraltar tiene intención de ejercer este "veto" de forma permanente para "impedir" que se abra un proceso bilateral.
El ministro principal gibraltareño ha confiado en que se puedan "entablar conversaciones 'ad hoc' dentro de no mucho tiempo para tratar de avanzar en áreas que sean de interés común". "En dichas conversaciones deberán estar presentes aquellas partes para las que el tema de debate sea relevante", ha recalcado, dejando así abierta la puerta a la presencia de representantes del Campo de Gibraltar.
En otro orden de cosas, Picardo ha acusado al Gobierno español, en particular a los ministerio del Interior y de Exteriores, de "mentiras directas" en torno a la disputa de este verano tras el lanzamiento por parte del Peñón de bloques de hormigón en aguas en disputa.
Según el responsable gibraltareño, "el Gobierno español debería darse cuenta de que tiene más que ganar fortaleciendo su relación con Reino Unido que poniéndola en riesgo". Así, ha recordado que el Peñón "da trabajo a 10.000 personas que viven al otro lado de la frontera". "Sé que si la misma energía que dedicamos a estar en desacuerdo la dedicáramos a trabajar juntos, esa cifra podría duplicarse o triplicarse fácilmente", ha subrayado.
RELACIÓN DETERIORADA CON EL PP
"Sería deseable que los titulares beligerantes dieran paso a un verdadero diálogo para la cooperación y las buenas relaciones entre vecinos", ha confiado, al tiempo que ha celebrado la presencia en la convención del Partido Conservador de representantes del PP, con su vicesecretario general, Esteban González Pons, a la cabeza.
Según Picardo, esto les permitirá constatar que "el pueblo británico nunca cederá ante la intimidación" y que "el apoyo del Partido Conservador en cuanto al derecho inalienable de los gibraltareños a
la autodeterminación no puede ser más claro y que nunca cambiará".
Además, brida la "oportunidad" de que "todas las esferas del PP en Madrid reciben el mensaje de que la relación entre el Partido Conservador y el PP se ve deteriorada por el tratamiento que se está dispensando a la buena gente de Gibraltar", ha agregado, recalcando que también la relación bilateral se verá deteriorada "si la intimidación, las mentiras y la retórica persisten".