Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden siete años de cárcel para un acusado de estafar unos 148.000 euros con productos financieros

La Fiscalía de Granada solicita siete años de cárcel para un hombre acusado de hacerse con unos 148.000 euros mediante estafas cometidas a una docena de personas, entre ellas familiares y amigos, a los que ofrecía todo tipo de productos financieros como representante de una sucursal colaboradora de un banco.
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron de 2008 a 2010, cuando el acusado, F.G.T. regentaba una sucursal colaboradora del Banco Santander en la localidad de Gójar (Granada).
Esta función la realizaba en virtud de un contrato mercantil que suscribió como agente colaborador de la empresa Servicios Inmobiliarios Gójar S.L. El acusado tenía acceso a operar en las cuentas de los clientes y ofrecerles todo tipo de productos financieros y, con ánimo de enriquecimiento ilícito, consiguió que contrataran desde créditos bancarios, hasta imposiciones a plazo fijo y fondos de inversiones que en la mayoría de los casos no existían, ya que el dinero supuestamente se lo quedaba él.
La mayor cantidad defraudada recogida en el escrito de la Fiscalía asciende a 65.000 euros, los cuales extrajo de una cuenta de su hermano entre los años 2009 y 2010. De otra hermana obtuvo otros 10.000 euros que ella creyó, "inducida por él", que invertía en dos depósitos bancarios.
Además, consiguió para un amigo un crédito por importe de 13.000 euros, del que supuestamente dispuso en su beneficio el acusado y sin abonar los vencimientos tal y como hizo creer al estafado, el cual se enfrenta ahora a las reclamaciones para su devolución
En total, el acusado obtuvo de manera supuestamente ilícita unos 148.000 euros y todas las cantidades defraudadas han sido soportadas por los titulares de las cuentas.
El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito continuado de falsedad documental, por el que solicita dos años de prisión y una multa de 1.600 euros, y de un delito continuado de estafa o alternativamente de propiedad indebida, por el que pide una pena de cinco años de cárcel y otra multa de 1.800 euros para el procesado.
El juicio está previsto que se celebre el 25 y 26 de septiembre de 2012 en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada.