Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden 95 años de prisión por matar a un ertzaina que frustró un atentado contra el Rey

El fiscal de la Audiencia Nacional Marcelo de Azcárraga Urteaga solicita 95 años de prisión para Eneko Gogeaskoetxea Arronategui por matar a un ertzaina que frustró un atentado de ETA durante la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao en octubre de 1997 y a la que asistió el Rey Juan Carlos. El juicio para estos hechos se celebrará el próximo jueves ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.
La orden de ETA era matar al Rey de España con ocasión de sus asistencia a la inauguración del museo en Bilbao, siempre y cuando ello no implicara poner en riesgo las vidas de personas ajenas al aparato del Estado, en cuyo se limitaría el ataque a las instalaciones del Guggenheim.
En su escrito provisional de acusación, el fiscal pide prisión para Gogeaskoetxea Arronategui, sin antecedentes penales, por formar parte del comando Katu junto con Kepa Arronategi Azurmendi. El atentado consistía en la detonación de tres grandes jardineras lanzadas sobre las escaleras de acceso a la entrada principal del museo.
El comando de ETA fue sorprendido por dos agentes de la Ertzaintza que vigilaban el perímetro del Guggenheim a las cuatro de la tarde del 18 de octubre de 1997, día de la inauguración. Los dos integrantes de ETA estaban descargando una de las jardineras de una furgoneta y, al verse sorprendidos, Gogeaskoetxea Arronategui disparó contra un agente de la policía autonómica causando su muerte. A continuación, huyeron amenazando a varios conductores a punta de pistola, según subraya la Fiscalía en su escrito.
Días después, en un registro en un caserío de Vizcaya en el que fueron preparadas las bombas fueron halladas diez granadas, doce temporizadores y numeroso material para perpetrar atentados, además de documentación con el anagrama de ETA. También se localizó una jardinera idéntica a la transportada hasta las inmediaciones del museo.
El fiscal acusa a Eneko Gogeaskoetxea Arronategui de ocho delitos, siendo el principal de ellos el de homicidio de agente de la Policía Autonómica en el seno de organización terrorista (30 años). También pide penas por un delito contra la Corona (19 años), depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de armas o detención ilegal con finalidad terrorista.
Además, pide indemnizar a la viuda del ertzaina con 500.000 euros, además de pagar 122.000 euros al dueño de uno de los coches que robaron para huir.
DIFUSIÓN PÚBLICA DEL TERRORISMO
Por otra parte, la Audiencia Nacional juzgará el miércoles a un joven de 23 años que utilizó su cuenta de Twitter para publicar mensajes de homenaje a miembros de la organización terrorista ETA como Inés del Río y para el que la Fiscalía pide dos años de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo o de difusión pública del terrorismo.
El acusado, que contaba con 500 seguidores, envió también tuits defendiendo la lucha callejera o 'kale borroka' acompañadas de imágenes de encapuchados con cócteles molotov y mensajes como "golpea y quema" o "la lucha es el único camino".