Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pineda atribuyó su detención a sus "demandas contra los bancos" e ironizó con que "el mal" era él

El presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, dijo ser el "máximo responsable" de las empresas del grupo Ausbanc y atribuyó su detención a las "demandas" que había interpuesto durante décadas contra los bancos. "Si hay algo, el culpable soy yo. Llevo cuatro días sin ver el sol por demandas a los bancos", afirmó ante el juez.
Así se pronunció Pineda en el interrogatorio que prestó ante el magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz en calidad de investigado por presuntos delitos de fraude en las subvenciones, estafa, administración desleal, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal en el marco de la causa, a la que ha tenido acceso Europa Press.
El presidente de Ausbanc explicó que se puso en contacto con Manos Limpias al enterarse de que tenía un procedimiento abierto contra el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, en un juzgado madrileño. En ese momento, pidió al periodista Javier Castro-Villacañas que le pusiera en contacto con el secretario general del sindicato, Miguel Bernad, que acabó contratando sus servicios legales.
"Manos Limpias no nos paga por esta labor", señaló, para calificar al sindicato como una organización "muy voluntariosa, combativa y eficiente" pese a los "limitados" medios de los que disponía.
"SE LO VOY A EXPLICAR POR ENÉSIMA VEZ: EL MAL SOY YO"
Pineda dijo ser el "máximo responsable" del grupo Ausbanc. "Si hay algo, el culpable soy yo. Se lo voy a explicar por enésima vez: soy el mal, yo. Los demás hacen lo que yo les mando", respondió con ironía al fiscal Daniel Campos, a quien dijo: "Lo hago yo todo, menos escribir". "Menos mal", contestó con sorna el representante del Ministerio Público.
El presidente de Ausbanc explicó que sus revistas se vendían en el AVE, en aeropuertos o en quioscos "de alto nivel" y que "históricamente tenían problemas con Iberia porque Blesa formaba parte del Consejo de Administración y nos perjudicaba".
El investigado, que aseguró que su grupo estaba sujeto a una auditoría, explicó que se financiaban gracias a la publicidad y la venta de sus publicaciones, así como a las cuotas de inscripción y continuidad de los asociados, que podían rondar los 10.000 y se dividían en dos tipos. "Lo inventé yo todo", dijo, lo que condujo al fiscal a preguntarle: "¿En qué consistía el invento?".
Respondió que la idea consistía en distinguir entre "una asociación de ejercicio y otra de servicio frente al abandono de la Administración y la prepotencia de la banca para dar servicio a los usuarios de servicios bancarios".
En ese momento del interrogatorio, Pineda pidió refrescarse con un poco de agua: "Llevo cuatro días sin ver el sol por demandas a los bancos", apostilló, tras haber estado en régimen de detención incomunicada antes de declarar en la Audiencia Nacional.
Con todo, señaló que "no le constaba" que el trato a las entidades financieras dependiera de la cantidad que pagaban en publicidad en sus publicaciones y añadió que ha llegado a estar en la junta general del BBV rodeado de "personas con pistola". "Lo más bonito que me llamaban era terrorista y asesino", añadió.
ÁNGEL GARAY ECHEVARRIA
Por su parte, el responsable del Área de Delegaciones de Ausbanc, Ángel Garay Echevarria, negó haber recibido nunca comisiones directas por la firma de convenios y dijo no tener conocimiento tampoco de que se chantajeara a determinadas entidades bancarias.
Garay Echevarria reconoció en su declaración ante el juez que Ausbanc tenía "simpatías" y una "línea editorial" como todos los medios de comunicación, pero insistió en que nunca participó en ningún tipo de extorsión, en contra de la versión de la Fiscalía.