Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piqué estima que España tendrá que hacer más esfuerzos y recuerda que Europa no puede salir "separadamente" de la crisis

Cree que el próximo Gobierno tiene por delante una labor "ingente" pero que "si se establecen las prioridades" el país tiene futuro
El presidente del Círculo de Economía y presidente de la compañía Vueling, Josep Piqué, ha recordado este lunes que, en la cumbre europea, Alemania ha pedido "más esfuerzos" al Gobierno de España y ha estimado que "habrá que hacerlos, no porque lo pida la señora Merkel, que a lo mejor también", sino porque es necesario acometerlos.
En declaraciones a los medios en Vigo, donde ha participado en una tribuna del Círculo de Empresarios de Galicia-Club Financiero Vigo en la que ha sido presentado por el consejero de Economía e Industria, Javier Guerra, Piqué ha estimado que, en la citada cumbre, se constata que se va avanzando en el compromiso de los líderes europeos de entender que "no hay salidas individuales a la crisis" y que, por tanto, "Europa saldrá como Europa y no puede salir separadamente".
Así, ha indicado que en el encuentro, "más allá de que queda mucho por trabajar", se han reconocido los "esfuerzos" realizados por España --citando el caso del presidente francés, Nicolás Sarkozy, "reconociendo la labor" del Gobierno y de la oposición--, aunque también ha recordado que la canciller germana ha pedido "más esfuerzos aún" que España, a su juicio, deberá realizar.
"ENORME TAREA"
El ex ministro ha explicado que al nuevo Gobierno que resulte de las elecciones del 20 de noviembre le queda una "enorme tarea por hacer" con el objetivo de lanzar "un mensaje de confianza". No obstante, pese a reconocer que "la labor es ingente", se ha mostrado esperanzado en que "si se establecen las prioridades, el país sigue, afortunadamente, teniendo futuro".
Entre los trabajos a desarrollar, ha recordado que "hay cosas por hacer a nivel externo" y ha estimado que es algo "absolutamente fundamental" el "grado de involucración" del nuevo Ejecutivo en la política europea, en la consolidación y el futuro del euro y en lo que respecta a los problemas ligados a la deuda soberana.
En todo caso, ha incidido que también habrá que realizar "muchos deberes" internamente, como la consolidación fiscal. En ese sentido, ha advertido de que "no hay alternativa de recuperación de la confianza de los mercados" que no pase por políticas de "rigor y austeridad", como la reducción de los déficits públicos o la contención del gasto.
Además, ha indicado que esta condición necesaria "no es su suficiente si no se estimula al mismo tiempo el crecimiento de la economía" y no se adoptan medidas estructurales que permitan incrementar la competitividad, la capacidad de crecer y de generar empleo. Así, ha aludido a reformas en el mercado de trabajo, la culminación de la reestructuración del sistema financiero y la reforma del sector energético.
A estas cuestiones ha añadido otros aspectos a abordar a medio y largo plazo, como la política de infraestructuras, la educativa o un mejor funcionamiento de las administraciones públicas.