Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pleno de investidura de Pedro Sánchez se adelanta al 1 de marzo

Congreso de Diputados, congreso Españatelecinco.es

El presidente del Congreso, Patxi López, ha propuesto a la Mesa de la Cámara que la sesión de investidura del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno se adelante un día, es decir, comience el próximo martes 1 de marzo por la tarde, con la única intervención del candidato, por lo que las intervenciones de los grupos y la votación correspondiente tendrían lugar el miércoles 2. López ha explicado que, de esta manera, "aseguramos que si se produjeran unas hipotéticas elecciones serían en domingo".

Así las cosas, las intervenciones de los grupos tendrían lugar el miércoles 2, así como la votación, que se celebraría ese mismo día por la noche. En esta votación, Sánchez requeriría obtener la mayoría absoluta (176 votos) de la Cámara para ser investido presidente.
Si, como es previsible, esto no sucede, Sánchez tendría que someterse a una segunda votación 48 horas después, lo que podría obligar a que la sesión para esa segunda votación arrancara el viernes por la noche.
Ante lo complicado de iniciar una sesión plenaria a esas horas, la previsión del presidente es mantener la fecha del sábado 5 de marzo para ese debate y la correspondiente votación. Entonces, el líder socialista necesitaría sumar más síes que noes para poder ser investido.
GARANTIZAR QUE LAS POSIBLES ELECCIONES SEAN EN DOMINGO
El presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, ha explicado que esta modificación en el calendario de investidura se produce para garantizar que, "si se produjeran unas hipotéticas elecciones, éstas se celebren en domingo". El cambio de fecha se debe a la necesidad de que pasen 54 días desde la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la disolución de las Cortes hasta la celebración de las elecciones.
Dado que el 2 de mayo finaliza el plazo de dos meses para conseguir la investidura, en caso de que Sánchez no lograra el aval del Congreso, el decreto de disolución de las Cortes se publicaría en el BOE al día siguiente y el plazo empezaría a correr a partir del día 4, llevando las elecciones al domingo 26 de junio.
En caso de que, como estaba previsto inicialmente, la primera votación no tuviera lugar hasta el día 3 de marzo, todos esos plazos se retrasarían un día, con lo que las elecciones habrían caído un lunes.