Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El Pocero' dice que no benefició al exalcalde de PSOE en Seseña y acusa al de IU de ser quien "aprobó todo"

Recuerda varias reuniones con Bono antes de iniciar el proyecto de El Quiñón y recalca que todo el mundo "está encantado" con su trabajo
El constructor Francisco Hernando, conocido como 'El Pocero', ha asegurado que en la tramitación de 'El Quiñón', en Seseña nunca y en ningún caso benefició al entonces alcalde del PSOE, José Luis Martín, al tiempo que ha apuntado a su sucesor al frente del Consistorio, Manuel Fuentes de IU --quien presentó una querella contra el proceso de adjudicación--, como el único responsable municipal que "aprobó todo" lo necesario para dar luz verde a las obras.
Así lo ha asegurado durante su declaración como testigo en la tercera sesión del juicio en el que la Audiencia Provincial de Toledo intenta esclarecer si el exalcalde socialista es responsable de un delito de blanqueo de capitales en la operación relacionada con la autorización del PAU por el que se autorizó la construcción de la urbanización de El Quiñón.
Este juicio intenta además esclarecer posibles delitos de blanqueo de capitales de los hijos del exalcalde --O.J.M., D.M., C.M.-- y los promotores P.H. y J.G., con quienes habrían tenido relaciones comerciales de las que podrían haber derivado los presuntos delitos que ahora se investigan.
En su declaración, donde ha enfatizado que "en absoluto" benefició al entonces primer edil, ha reconocido que sí que le vendió un chalé de una promoción construida anteriormente, del mismo modo que también adquirió un inmueble de esta promoción uno de sus hijos.
Francisco Hernando ha explicado además que mantenía reuniones "frecuentes" con el ahora acusado por su calidad de alcalde en lo que ha definido como una relación habitual entre un empresario y un dirigente municipal.
En todo caso, ha dicho que "nunca" hubiera cometido alguna irregularidad beneficiando al entonces alcalde teniendo en cuenta "la gran cantidad de dinero" que tenía previsto invertir en el proyecto. "No me puedo prestar a esas cosas. Y me molesta un poco que me haga esa pregunta", le ha dicho a uno de los abogados de la defensa.
Ha sido al final de su comparecencia cuando por voluntad propia ha querido tomar la palabra de nuevo para poner el acento en algo a su juicio "fundamental", y es que "el único que aprobó todo lo necesario" para que la urbanización fuera una realidad fue Manuel Fuentes, el alcalde de IU que arrebató la Alcaldía al exalcalde socialista ahora acusado y cuya querella impulsó esta investigación. "Daba las licencias por decreto y en tres días", ha subrayado.
MANTUVO REUNIONES CON JOSÉ BONO "PARA HABLAR DEL TEMA"
Francisco Hernando ha aseverado que desde que ideó el proyecto en 2002 él mismo mantuvo muchas reuniones con el entonces presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, para "hablar del tema".
"He tenido reuniones con todas las altas esferas para hablar de esto. El presidente Bono una vez me recibió y me dijo estas palabras: 'Usted viene aquí a trabajar. Usted no es como Los Albertos --en referencia a Alberto Alcocer y Alberto Cortina, implicados por aquella época en el escándalo urbanístico Urbanor--. Usted viene a crear riqueza y puestos de trabajo", ha declarado.
El promotor urbanístico, ha apuntado en varios pasajes de su declaración que "todo el mundo en Seseña está encantado" con su promoción, que hay "tres sentencias que avalan" las obras y que "mucha gente dice" que su palabra "vale más" que su firma.
"Me llaman El Pocero, estoy considerado como uno de los promotores más grandes que hay en España", ha llegado a decir en su intervención.
EL PAU "NO DEBERÍA HABER SIDO APROBADO" POR
Otro de los testigos citados a declarar este miércoles, el exconsejero de Obras Públicas cuando el Ayuntamiento comandado por José Luis Martín aprobó el PAU, Alejandro Gil, ha dicho al respecto que en el momento de aprobación del Plan --el 8 de mayo de 2003-- "había problemas que aconsejaban no hacerlo", al tiempo que este proyecto no podía recibir el visto bueno del Consistorio mientras el Gobierno autonómico no aprobara el Plan Especial de Infraestructuras (PEI), lo que no se produciría hasta varios meses después.
Ha explicado en su testimonio que en 2002 Francisco Hernando le presentó el proyecto de construcción de viviendas, y que el delegó en su homólogo provincial, Santiago García Aranda, para las gestiones pertinentes. Ha agregado que la competencia de la Administración regional en estos casos era "comprobar la legalidad del proyecto con respecto a la LOTAU en vigor".
"Ni el PAU ni el PEI estaban en condiciones de ser aprobados, y el PEI tiene que estar antes que el PAU, por lo que el proyecto no estaba preparado para ser aprobado por el Ayuntamiento de Seseña", ha insistido.
REUNIÓN CON EL ALCALDE
Gil ha detallado cómo el mismo día 8 de mayo, fecha fijada para el pleno que finalmente aprobó el PAU, el entonces alcalde José Luis Martín pidió reunirse con él, cita a la que acudió, entre otras personas, con el promotor de las viviendas, Francisco Hernando, cuya asistencia no se esperaba.
En esa misma reunión se aclaró al primer edil que mientras el Gobierno regional no aprobara el PEI, el Ayuntamiento no podría aprobar el PAU, ya que este plan previo es el que garantiza que en la zona a edificar servicios como el acceso al agua corriente, saneamiento o electricidad.
"Era imposible aprobar el PAU el 8 de mayo. El PEI se aprobó finalmente a finales del año 2003", ha indicado, recordando que el nuevo equipo de Gobierno que se hizo cargo del Consistorio desde junio de 2003 anuló la aprobación del PAU del mes de mayo.
En este punto, ha puesto el acento en que el exalcalde ahora juzgado le pidió "dos veces y por escrito" que el Gobierno regional levantara la suspensión del PEI para posibilitar la aprobación del PAU.
En su intervención, Alejandro Gil ha desvinculado a los tres hijos del exalcalde de Seseña de haberse puesto en contacto con él en ningún momento de este proceso.
Durante esta tercera sesión, han declarado, entre otras personas, el hijo de El Pocero; el contable de una de las empresas del exalcalde socialista, quien ha incidido en que la contabilidad era "sencilla, simple y contrastada"; varios exconcejales socialistas; o la que fuera secretaria del Ayuntamiento durante 2003, quien aseguraba no recordar casi nada de lo que preguntaban en relación a la tramitación de la aprobación del PAU.