Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos registra un "grupo de grupos" con En Comú Podem, En Marea y sus diputados valencianos, pero sin Compromís

Errejón garantiza que las confluencias tendrán "voz propia" y estás defienden que era la mejor opción tras el "no rotundo" de la Mesa
Podemos ha registrado este martes en el Congreso, a escasos minutos de finalizar en plazo, un único grupo, "plurinacional" y "confederal", en el que se integrarían todos los diputados que concurriendo bajo su marca, así como las candidaturas de confluencia de Cataluña, En Comú Podem, y de Galicia, En Marea. En cuanto a la confluencia valenciana Compromís-Podem Es el Moment, únicamente formarían parte de este grupo plurinacional los cuatro pertenecientes a Podemos y la independiente Rosana Pastor, puesto que los cuatro de Compromís se han registrado por separado.
De este modo, Podemos y sus socios --excepto Compromís-- han decidido renunciar a registrar cuatro grupos independientes, tal y como habían manifestado e incluso comprometido en sus programas electorales en algunos casos, y han decidido finalmente recurrir al que en un principio era su 'plan b' --el preferido por la formación morada--, consistente en formar un grupo "confederal", que se denominará 'Podemos-En Comú Podem-En Marea', y en el que las confluencias conservarán su "autonomía" e "independencia".
Esta decisión responde, según ha explicado en rueda de prensa el recién inscrito como portavoz de este grupo y número dos del partido, Íñigo Errejón, a la intención de Podemos y sus socios de "tomar la iniciativa" y "aplicar la plurinacionalidad hacia adentro" ante el comportamiento de una Mesa del Congreso que "no ha estado a la altura" y que iba a tumbar igualmente sus propuesta de los cuatro grupos.
Se trata, tal y como ha detallado Errejón, de un "grupo de grupos en igualdad de condiciones", con carácter "plurinacionacional" y estructura "confederal", en el que las confluencias tendrán sus propios portavoces, recursos y agendas, así como autonomía para tomar las decisiones u orientar su voto en el sentido que quiera.
No obstante, Errejón ha asegurado que no puede imaginarse un debate en el que Podemos y sus aliados territoriales puedan tener opiniones contrarias, aunque si las hubiera, la "discusión" no será un problema. "Unir en la diversidad no significa estar separado, significa multiplicar, pero aún así, no le tenemos miedo al debate y lo vamos a demostrar", ha augurado el principal portavoz del nuevo grupo.
Asimismo, ha defendido que, aunque no han llegado a registrar los cuatro grupos propios, como habían anunciado que harían, han agotado "hasta el final" todas las opciones, negando que hayan tirado la toalla antes de tiempo. "Nuestra responsabilidad era intentarlo hasta el final pero si no cambian, nos aplicamos la plurinacionalidad hacia dentro", ha justificado Errejón, que ha comparecido junto a los también recién inscritos portavoces del grupo, la gallega Alexandra Fernández y el catalán Xavi Domènech.
"DESCONFIANZA" A QUE LA MESA DECIDIERA POR ELLOS
Todos ellos han explicado que su "profunda desconfianza" hacia una Mesa que les ha "defraudado" les ha llevado finalmente a no arriesgarse a dejar que pudiera decidir por ellos y tratara de dividirles si registraban los cuatro grupos propios y después los rechazaba; en su lugar, han optado por ir por delante y registrar el grupo único.
"No vamos a dejar que nos marquen el camino", ha apostillado la portavoz gallega Alexandra Fernández, quien también ha concretado que En Marea ha decidido integrarse finalmente en el grupo de Podemos porque han entendido que todas las vías de diálogo con el resto de fuerzas --que ha denominado la "alianza del régimen-- estaban "agotadas", tras su "negativa rotunda". "Esta era la mejor opción", ha enfatizado.
Por su parte, Domènech ha defendido que, con la decisión que han tomado hoy al recurrir finalmente al grupo confederal, han demostrado que "la gente está por delante de la casta", y ha garantizado que las confluencias tendrán "voz propia". "Nos quería divididos y nos tendrán en común", ha sentenciado el portavoz de En Comú Podem.
"Hemos visto a muchos que se frotaban las manos intentando dividir las fuerzas del cambio. Hemos decidido dar nosotros pasos para trenzar el grupo más potente del cambio", ha insistido de nuevo Errejón, quien también ha criticado que "ha habido quien ha estado jugando hasta el final" con ellos, en clara alusión al PSOE.
Los nuevos portavoces del grupo "plurinacional" han denunciado asimismo que el resto de formaciones que integran la Mesa, especialmente el PSOE --que aspira a contar con su apoyo en la posible votación de investidura de su candidato, Pedro Sánchez--, haya optado por "levantar muros" en lugar de "tender puentes". "El PSOE tiene un problema de coherencia, dice una cosa y practica otra", ha lamentado Errejón.
"PUERTA SIEMPRE ABIERTA" A COMPROMÍS
En cuanto a la decisión de los cuatro diputados de Compromís, que finalmente han decidido registrar un grupo propio, aún siendo conscientes de que la Mesa se lo rechazará con toda probabilidad, Errejón y el resto de portavoces ha mostrado respeto por la que ha considerado una decisión "legítima".
Además, ha asegurado que la puerta del nuevo grupo "confederal" de Podemos y sus socios estará "siempre abierta" a los diputados de Compromís para que se integren tras recibir el previsible 'no' de la Mesa a formar grupo propio. Mientras, Podemos ha registrado como portavoz del subgrupo valenciano a la diputada valenciana de su formación, Angela Ballester.
"Esa vía está abierta a los compañeros de Compromís que legítimamente lo están intentado hasta el final. Abrimos ese canal para que se integren su así lo deciden", ha reafirmado Errejón.