Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP, el más perjudicado el 20D si se hubiera dado una confluencia Podemos-IU

Alberto Garzón y Pablo Iglesias siguen a la espera de que sus partidos sellen o no la confluencia. Mientras tanto continúan atentos a las encuestas. Como la última del CIS, publicada este viernes, y que ambos conocían en antena, mientras estaban siendo entrevistados, de forma simultánea y en directo, en programas de televisión. Según los datos de este sondeo, Podemos cae tres puntos pero crece, hasta superar en uno y medio, al PSOE como segunda fuerza de la mano de Izquierda Unida gracias a esa hipotética alianza. Unión que,eso sí, avisan en los dos partidos, no tiene por qué ser aritmética ya que podrían llegar a perder apoyos si no se realiza con éxito. En esta confluencia, además de Podemos, las mareas e Izquierda Unida, podrían sumarse otras formaciones como la Chunta en Aragón o Més en Baleares, entre otros.
En la formación de Pablo Iglesias se vuelven a aferrar a su espíritu de remontada del 20D, con el que fueron capaces de recuperar el pulso en campaña y de escalar diez puntos desde octubre hasta las elecciones generales de diciembre. Algo parecido, apunta Alberto Garzón por su parte, a lo que logró Ahora Madrid en la capital durante los comicios municipales del 24 de mayo del año pasado. Esta candidatura creció once puntos en previsión de voto en dos semanas de campaña, aunque eso sí, con una candidata independiente como Manuela Carmena y sin Izquierda Unida en la confluencia por disputas internas en el partido.
En las pasadas elecciones del 20 de diciembre, de haberse dado esta confluencia entre Podemos e IU, el principal perjudicado, por la ley electoral y el juego de restos provinciales, hubiese sido el PP, con siete escaños menos de los obtenidos. El PSOE sólo habría perdido dos, siendo aún segunda fuerza, con tres diputados más que el resultado de la unión de los de Iglesias y Garzón, que podrían haber logrado 85 escaños, 14 más de los obtenidos en los pasados comicios.