Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre del senador de Podemos Ramón Espinar devolverá el dinero de su 'black' pero no reconoce el gasto

El que fuera consejero por el PSOE dice que una disposición de 6.000 euros "es irrelevante para las arcas de un banco"
El padre del senador de Podemos Ramón Espinar ha anunciado que devolverá la totalidad del dinero cargado en su tarjeta 'black' de Caja Madrid, 178.399,95 euros, a pesar de no reconocer los conceptos abonados que le atribuyen las acusaciones.
Según indica en su escrito de defensa en la causa que investiga el uso de las tarjetas opacas de la entidad madrileña, el que fuera consejero de Bankia a propuesta del PSOE y presidente de la Asamblea de Madrid "no reconoce en absoluto las cantidades" que se le atribuyen e impugna los listados Excel "elaborados y confeccionados por Bankia expresamente para esta causa".
Pese a ello, Espinar padre dice que "abonará" antes del juicio oral la cantidad total que se le atribuye de la que ya ha transferido una parte, en concreto 78.399,95 euros, que han quedado depositados en la cuenta del Juzgado de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional.
El exconsejero de Bankia, para el que la Fiscalía pide 4 años de prisión por un delito de apropiación indebida, agrega que, incluso antes de la apertura de la causa penal "regularizó su situación fiscal en relación con los ingresos por el uso de la tarjeta en los ejercicios no prescritos". También formuló declaración complementaria ante la AEAT con fecha 8 de octubre de 2014.
GASTO IRRELEVANTE
Espinar destaca, además, que no provocó un especial perjuicio económico porque no realizó ninguna disposición superior de los 6.000 euros. "No revisten un especial perjuicio, sino todo lo contrario, si tenemos en cuenta que la supuesta perjudicada es una entidad bancaria", asegura. "Una disposición de 6.000 euros es de todo punto irrelevante" para las arcas de un banco, agrega.
También defiende que utilizó la tarjeta entre los años 2003 y 2010 por lo que el delito de apropiación indebida del que se le acusa habría prescrito y agrega que los departamentos de contabilidad y fiscal de Caja Madrid "supieron, como no podía ser de otra manera, todo lo relativo sobre estas tarjetas.