Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos, Rodríguez Menéndez y el abogado de Torres acusarán juntos a Manos Limpias y Ausbanc por converger sus intereses

Podemos, el abogado Emilio Rodríguez Menéndez y el letrado que defiende al exsocio de Iñaki Urdangarin, Manuel González Peeters, concurrirán bajo la misma dirección letrada como acusaciones populares en la causa abierta contra el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, por presuntos delitos de extorsión.
El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha aceptado la personación de Podemos, Rodríguez Menéndez, la Asociación Pro Justicia sigo XXI, la asociación Instituto Noos de Investigación Aplicada, Diego Torres, su mujer Ana María Tejeiro, la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social y las sociedades Virtual Strategies, Shiriaimasu e Intuit Strategy Innovation Lab y ha ordenado que se postulen bajo la representación del partido político por ser el primero que ejercitó esta pretensión.
El magistrado ha dictado un auto en el que no impone fianza a las partes porque la Fiscalía no solicitó ninguna caución y aprecia "una convergencia de intereses" por la "absoluta" identidad entre los elementos objeto de la investigación que han destacado a partir de las noticias aparecidas en los medios de comunicación sobre la 'operación Nelson', "nomenclatura totalmente ajena a la denominación judicial".
Pedraz, que rechaza que Torres se persone como perjudicado por los "desmanes" de Manos Limpias puesto que el sindicato no se encuentra acusado como persona jurídica, indica que todas las acusaciones tienen un "denominador común" y su interés es que "se haga o imparta justicia".
INVESTIGACIÓN POR PRESUNTA EXTORSIÓN
Pedraz investiga a Pineda por delitos de fraude en las subvenciones, estafa, administración desleal, extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal; mientras que atribuye estos tres últimos a Miguel Bernad.
El juez sospecha que Pineda aprovechó la "cobertura" de la defensa de los consumidores para "coaccionar" a entidades bancarias, alcanzar "acuerdos económicos enmascarados" en contratos publicitarios y conseguir un beneficio "personal" utilizando en su provecho a Manos Limpias.
El dinero recaudado por Ausbanc procedía de "convenios publicitarios" así como de las subvenciones que recibía por su condición de asociación sin ánimo de lucro, señalaba el magistrado en el auto, en el que detallaba que la red contaba con ramificaciones internacionales en Colombia, Venezuela y EEUU. Los investigadores detectaron presiones en los casos de Nóos, Sabadell, Unicaja en los 'ERE' y Facua.