Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos dice que se mantiene dispuesto para hablar con el PSOE "sin ninguna línea roja"

Podemos se queja porque los dejaron fuera de la mesa del SenadoEFE
El diputado y número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha asegurado este jueves que su formación sigue "con la mano tendida" para sentarse a hablar "sin ninguna línea roja" con el PSOE, porque tienen claro que el PP "no puede repetir en la Moncloa". No obstante, ha reconocido que tras el acuerdo ayer entre PSOE, PP y Ciudadanos para la Mesa del Congreso, los socialistas están "más lejos".
"Seguimos con la mano tendida sin ninguna línea roja pero con convicciones firmes para hablar con todo el mundo, pero lo de ayer ha alejado un poco más al PSOE del cambio y le ha puesto más cerca del inmovilismo", ha asegurado el secretario Político de Podemos en declaraciones a los medios en el Congreso.
Así Errejón ha defendido que, a pesar del acuerdo alcanzado ayer entre PP, PSOE y Ciudadanos que Podemos ha criticado duramente, la formación mantiene su disposición a hablar "con cualquiera" y de "cualquier cosa". Eso sí, ha aclarado que sus "posiciones" siguen siendo las mismas, "y siguen siendo firmes". "No las cambiamos de la mañana a la tarde", ha apostillado.
Tal y como explicó el propio Errejón la pasada semana cuando recogió su acta de diputado, Podemos tiene la "convicción" de que la solución a la cuestión territorial en Cataluña pasa por la celebración de un referéndum y por reconocer la plurinacionalidad de España. También consideran un elemento fundamental la necesidad de impulsar una agenda social que haga frente a la emergencia social.
No obstante, el dirigente ha afirmado que estas "convicciones", aunque "firmes", no suponen un impedimento a la hora de sentarse a hablar con el PSOE para tratar de impedir que el PP siga gobernando, a pesar de que consideran que el acuerdo del miércoles en el Congreso les ha alejado de los socialistas.
"Ahora del PSOE conocemos un viaje a Portugal y un acuerdo con el PP y con Ciudadanos, para entregarles la mayoría de la Mesa del Congreso. Esa no es una buena señal, pero nuestra predisposición para entendernos continúa con todo el mundo", ha asegurado.
En este sentido, Errejón ha defendido que para llegar a un acuerdo necesitan "hechos" y no palabras. "En política, hechos son amores y no buenas razones. Podemos entendernos con alguien si vamos con los hechos políticos y problemas que queremos desarrollar por delante", ha remachado.
Errejón niega "pataleta" o "enfado" de Podemos
"Uno no puede estar repitiendo por las mañanas 'Portugal, Portugal, Portugal' y por las tardes 'Alemania, Alemania, Alemania', y como no estamos de acuerdo, hemos dicho que ese no es el camino", ha criticado, para defender en esta línea que su rechazo al acuerdo de la Mesa no es "ninguna pataleta ni ningún enfado".
Así, ha defendido que su oposición se debe a que no están de acuerdo "con un planteamiento que reparta sillones del Congreso dándole la mayoría al PP y a Ciudadanos". "Yo no sé si algunos de los ciudadanos que votaron al PSOE, le votaron pensando que la primera decisión de la legislatura del PSOE fuera entregarle la mayoría de la Mesa al PP más Ciudadanos", se ha preguntado.
Por otra parte, preguntado sobre la intención del PSOE de buscar el apoyo tanto de su formación como de Ciudadanos, Errejón ha recordado que ha sido el propio partido naranja el que ha dicho que no estarían dispuestos a formar parte de "ningún tipo de entendimiento" en el que estuvieran ellos.
"Son unos prejuicios un tanto sorprendentes. Nada que no pasara por el PP y el PSOE sería un acuerdo válido para ellos. Alguien que se presentó diciendo que era el cambio, utiliza sus escaños para que gobiernen los de siempre. Con esa declaración no seria posible", ha reconocido.