Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos lanza una campaña de microcréditos para costear el envío de papeletas electorales

Aspiran a llegar a 11 millones de hogares, lo que supone un gasto de 1,2 millones de euros, el doble que en diciembre
Podemos ha arrancado este lunes una nueva campaña de microcréditos, esta vez destinada a recaudar los fondos necesarios para hacer llegar sus papeletas a los electores llamados a votar en las próximas elecciones del 26 de junio. Su objetivo es llegar, al menos, a 11 millones de hogares, lo que supone un gasto de 1,2 millones de euros.
A través de este sistema, que el partido de Pablo Iglesias ya ha utilizado en anteriores citas con las urnas, sus simpatizantes pueden ayudar a financiar el llamado 'mailing' a través de aportaciones de entre 100 y 10.000 euros, que el partido morado se compromete a devolver una vez reciba la correspondiente subvención del Estado en función de sus resultados electorales.
"Te necesitamos para que el cambio llegue a cada casa", es el llamamiento con el que el partido morado ha puesto en marcha esta nueva campaña, bautizada 'Papeletas con futuro', con la que quieren conseguir los fondos necesarios para cubrir los gastos del buzoneo.
Según explica el partido en la web creada para recaudar los fondos, "en muchos casos, sobre todo en los pueblos pequeños, la gente prefiere llevar la papeleta desde casa para evitar incomodidades". "Por este motivo, y para que nadie se equivoque sobre cuál es la papeleta con la que podemos ganar el futuro, nos dirigimos a ti", añaden.
EL DOBLE DE PRESUPUESTO PARA 'MAILING' QUE EL 20D
En las anteriores elecciones, Podemos se gastó 600.000 euros en el envío de papeletas. En esta ocasión, en la que concurren junto a Izquierda Unida y otras formaciones en la coalición 'Unidos Podemos', han decidido duplicar esta cifra, que sufragarán a través de microcréditos pero también aportando fondos desde las fuerzas que componen la candidatura, según las necesidades que se planteen.
De este modo, Podemos ha decidido que no mandará papeletas al total de los 36.518.100 electores llamados a votar el 26J, lo que supone un coste de 6.573.258 de euros aproximadamente. Esto les ha llevado fijar un reparto desigual de los fondos, en función de las regiones y de dónde consideren más necesario hacer llegar sus papeletas.
Así, mientras que el objetivo de fondos a recaudar en la provincia de Sevilla asciende hasta los 30.000 euros, y hasta los 20.000 en Asturias, Cádiz, Málaga, Murcia o Vizacaya; en otras regiones como Álava, Albacete, Segovia o Teruel sólo aspiran a conseguir de sus simpatizantes 2.000 euros.
En este reparto es preciso tener en cuenta que las Comunidades de Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana quedan fuera, ya que son las candidaturas de confluencia que concurren en estas circunscripciones --En Marea, En Comú Podem, y Compromís-Podemos-EUPV: A la valenciana-- las encargadas de organizar y sufragar el envío de sus papeletas.
Además de esta campaña de microcréditos, el partido morado ya puso en marcha otra a principios de mayo, tras confirmarse la repetición electoral, para recaudar fondos para sufragar los costes derivados de la campaña electoral, como la organización de los actos o la propaganda.
En esta ocasión sí han decidido fijarse como tope de gasto la misma cifra que se gastaron en los comicios de diciembre: 2,2 millones de euros. Por el momento, ya llevan recaudados 256.200 euros, según los datos recogidos por Europa Press.