Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos quiere llevar el referéndum catalán a una mesa de diálogo paralela para que no obstruya la formación de gobierno

Unidos Podemos aspira a poder formar como tarde en agosto un gobierno de coalición progresista con el PSOE y, por ello, propondrá crear una mesa de negociación paralela en Cataluña que aborde la crisis territorial para que esta cuestión, para la que el partido morado sigue defendiendo el referéndum como mejor solución, no obstruya la formación del Ejecutivo, según han informado fuentes de la dirección de Podemos.
El partido liderado por Pablo Iglesias sigue defendiendo que reconocer el derecho a decidir en Cataluña y la celebración de un referéndum es la mejor opción de las que hay sobre la mesa para desencallar la situación en Cataluña, si bien es consciente de que esta negociación requiere de más tiempo, así como la implicación de las fuerzas catalanas.
Por ello, en esta nueva fase de negociaciones propondrá crear un espacio de diálogo en Cataluña, protagonizado por las fuerzas catalanas, que se desarrolle de manera paralela a las conversaciones para formar gobierno, pero que sin que sea preciso esperar a que de esa mesa salga un acuerdo cerrado para sellar la formación de Ejecutivo.
Ya en la recta final de las negociaciones posteriores a los comicios de diciembre Podemos propuso sacar el referéndum de las negociaciones de gobierno y abrir un espacio de diálogo entre el líder de la confluencia catalana En Comú Podem, Xavi Domènech, y el del PSC, Miquel Iceta, para que fueran ellos los que buscaran una solución de consenso.
No obstante, no supuso ningún avance en las negociaciones con el PSOE, que siguió manteniendo en vigor el acuerdo con Ciudadanos que Podemos rechazaba. Además, el partido de Pedro Sánchez sigue rechazando de plano abrir cualquier diálogo que implique estudiar la propuesta del partido morado de celebrar un referéndum en Cataluña.
SIN LÍNEAS ROJAS
El líder de Podemos ha defendido estas últimas semanas que acudía a esta negociación sin líneas rojas porque es lo que corresponde a la hora de sentarse a hablar de formar gobierno, sin bien dejaba claro que no tienen intención de renunciar a la consulta.
Sin embargo, sí están dispuestos a abrir esa mesa paralela y evitar así que este asunto se convierta en un obstáculo a ojos del PSOE para pactar con ellos. La aspiración del partido morado con esta propuesta es, según las fuentes consultadas, que el mes de agosto ya haya gobierno, un plazo demasiado corto para conseguir alcanzar una solución de consenso para Cataluña.