Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policía Nacional y Guardia Civil desmantelan 15 plantaciones de marihuana en dos operaciones en Barcelona y Tarragona

La Policía Nacional y la Guardia Civil han desmantelado 15 plantaciones de marihuana, con un total de 6.650 plantas de cannabis y han detenido a 38 personas en dos operaciones distintas que han tenido lugar en las provincias de Barcelona y Tarragona.
Por un lado, la Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado de narcotraficantes integrado por un clan familiar que gestionaba 10 plantaciones interiores de marihuana en diversas localidades de Barcelona y Tarragona. Las plantas se encontraban en diversas viviendas alquiladas a nombre de terceras personas en lugares poco concurridos o aislados para evitar ser detectados, según ha informado la Dirección General de la Policía.
En esta operación --se inició en marzo de 2015--, se han detenido a 24 personas pertenecientes a este grupo y se han practicado 10 registros en dichas viviendas alquiladas: siete en distintas localidades de la provincia de Barcelona --dos en Corbera de Llobregat, otros dos en Terrasa, uno en Sant Fost de Capcentelles, una en Argentona y otra en Vacarises-- y tres en El Montmell (Tarragona).
En estos registros, se han aprehendido de 2.650 plantas de cannabis sativa, 2,4 kilos de cogollos de marihuana y 50 gramos de ketamina. También, se han incautado de 40.500 euros en metálico, dos vehículos --uno de ellos robado--, 32 teléfonos móviles y una pistola eléctrica, entre otros artículos.
Estas viviendas estaban dotadas de "completas y sosfisticadas instalaciones" valoradas en más de 100.000 euros para alimentar los cultivos. De hecho, la electricidad necesaria para estas instalaciones era tomada de forma fraudulenta.
Además, a los detenidos se les imputan presuntos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico y fueron puestos a disposición de la autoridad judicial correspondiente. Para seis de ellos se ha decretado prisión provisional, mientras que al resto se le ha dejado en libertad con cargos a la espera de juicio.
OPERACIÓN 'KELUZ' DE LA GUARDIA CIVIL
En cuanto a la otra operación, la Guardia Civil ha detenido a 14 personas en Barcelona --12 españoles, un rumano y un ucraniano--, en el marco de la operación 'KELUZ', como presuntos integrantes de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas mediante el cultivo y comercialización de plantas de marihuana.
En esta operación, que ha durado un año y tres meses, se ha comprobado que la red criminal utilizaba como tapadera un club de consumo de cannabis del centro de Barcelona y la droga era trasladada desde dicho local por personas que "adoptaban importantes medidas de seguridad, ya que realizaban contra vigilancias para detectar presencia policial en el recorrido y, en ocasiones, llegaban a caracterizarse para pasar más desapercibidos".
Además, se han realizado nueve registros en los que se han intervenido 5 plantaciones de marihuana, compuestas por 4.000 plantas en diferentes estados de crecimiento, 100 kilos de marihuana empaquetada y más de 17.000 kilos de diferente material: 300 lámparas de calor, 4.000 transformadores, 150 ventiladores, 60 humidifcadores, 20 aires acondicionados, productos químicos para las plantaciones, entre otros efectos. También, se han intervenido cinco vehículos, discos duros, material informático y documentación relacionada con los hechos investigados.
Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil en una nota de prensa, esta organización criminal las plantaciones se encontraban en las localidades de Piera, Vallirana, Corbera de Llobregat y San Vicent de Horts (todas ellas en Barcelona) y para su cultivo se usaban "técnicas novedosas de alto rendimiento" importadas principalmente de los Países Bajos.
De hecho, en este caso también las plantaciones estaban conectadas de forma fraudulenta al suministro eléctrico. En este sentido, las primeras estimaciones dicen que se podía haber defraudado a la compañía eléctrica durante un año más de un millón de euros.