Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía apunta a Zaragoza en el espionaje de La Camarga que Método 3 camufló en otro expediente

"Que se acabe todo porque el sufrimiento para mí es diario", pidió Camacho ante la juez
La Policía Nacional apunta al PSC y en concreto al exsecretario de Organización del PSC José Zaragoza en el espionaje de La Camarga y cree que se reunió con responsables de Método 3 para acordar la facturación de la grabación de la comida en julio de 2010 entre la líder del PP catalán, Alícia Sánchez Camacho, y María Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola.
"Existen indicios para hacer pensar que el PSC, si no encargó la grabación, por lo menos tuvo conocimiento de que Método 3 la iba a llevar a cabo, acordando un pago por el dispositivo", concluye el informe policial que forma parte del sumario de la causa que investiga el Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona.
En uno de los documentos intervenidos se detallan los conceptos del presunto espionaje que suman 1.750 euros: "preparación dispositivo (grabadora) y colocación en lugar de encuentro; grabación y retirada del dispositivo, identificación posterior de la mujer (María Victoria Álvarez); escucha y resumen de lo hablado en la comida y abono de la comida".
Estas cuentas aparecen dentro de otro expediente supuestamente encargado también por el PSC, 'GPO Ingeniería', para obtener "una mayor cofidencialidad ocultando la investigación" de la comida entre Camacho y Álvarez.
En su declaración como imputada la gerente del partido, Lluïsa Bruguer, aseguró que todas las cuentas del partido pasan por ella y que el PSC no encargó ni pagó nunca el supuesto espionaje, asegurando además que su "jefe" directo era José Zaragoza.
Bruguer fue llamada a declarar como imputada después de que la Policía hiciese en julio una entrada y registro en la sede socialista de la calle Nicaragua de Barcelona, donde requisó su ordenador.
En uno de los autos que forman parte del sumario, la juez Elisabet Castelló justifica este registro en base a que "la probabilidad de que la documentación o soporte informático que se pretende hallar fuera aportada voluntariamente por la formación política afectada son extraordinariamente remotas".
"No cabe razonablemente esperar la colaboración de la especificada formación política por las consecuencias perjudiciales que ello eventualmente pudiera tener para alguno o varios de sus miembros", añade el auto judicial.
DECLARACIONES
El director de Método 3, Francisco Marco, en su declaración como imputado aseguró que nunca tuvo conocimiento de este encargo pero que "es obvio que alguien que había participado en la comida" sabía que se le estaba grabando, según dijo en referencia a la líder popular.
En su comparecencia ante la juez, Camacho negó tajantemente este extremo: "No sabía que iba a ser grabada, yo no conozco a nadie de ese entorno, no conocía a esa empresa", en alusión a Método 3.
La líder del PP en Catalunya pidió también durante la declaración volver a escuchar las casi tres horas de grabación de la cinta para quedarse "tranquila".
"Que se acabe todo porque el sufrimiento para mí es diario. El grave perjuicio está siendo muy grande a nivel personal y profesional", dijo Camacho a la juez y a los fiscales anticorrupción Emilio Sánchez-Ulled y Fernando Bermejo.