Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía redujo el despliegue de antidisturbios en Melilla en 2012 y se negó a reponerlo por no considerarlo necesario

Los agentes sufrieron el lanzamiento de todo tipo de objetos contundentes incluyendo antenas parabólicas y ?mancuernas con discos
La Comisaría General de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional redujo en el año 2012 la presencia de efectivos antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) en Melilla y se negó a restablecerlo alegando que no era necesario.
Así lo denuncia la Confederación Española de la Policía (CEP) en una carta remitida al Comisario General de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona, y a la que ha tenido acceso Europa Press tras los disturbios acaecidos la pasada noche en Melilla. Las algaradas se han saldado con hasta trece policías heridos y el lanzamiento de todo tipo de objetos contundentes incluso antenas parabólicas, cañerías y cócteles molotov, según este sindicato.
En esta carta se detalla que, mediante escrito de 7 de Mayo de 2012, la Confederación Española de Policía pidió que, "debido al repunte en los incidentes violentos registrados en la frontera de Ceuta y Melilla con Marruecos y en las propias calles de ambas Ciudades Autónomas, se recuperase el tradicional despliegue de la UIP, reducido en 2012 por razones operativas".
"La respuesta que nos dio esa Comisaría General el 29 de Mayo de 2012 fue que la reducción del despliegue de UIP en Ceuta y Melilla se consideraba "ajustado a las necesidades planteadas", explica la carta.
VARIOS ESCRITOS
La CEP dice que posteriormente volvió a a insistir con un nuevo escrito, en este caso remitido al Director Adjunto Operativo de la Policía, Eugenio Pino, el 14 de Octubre de 2013. En aquel documento el sindicato recogía una serie de incidentes y aconsejaba de nuevo el refuerzo del despliegue en aquellas dos Ciudades Autónomas.
Ahora la CEP vuelve a dirigirse al Comisario General de Seguridad Ciudadana para instarle formalmente que, tras los incidentes de ayer, "considere la negativa a desplegar de forma permanente en Ceuta y Melilla un despliegue de las Unidades de Intervención Policial (UIP) que permita evitar incidentes similares".
En una rueda de prensa ofrecida este sábado, el Delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha anunciado la llegada de 15 policías cada uno pertenecientes a la Unidad de Intervención Policial (UIP) para reforzar la plantilla, si bien ha indicado que no solo han venido por estos incidentes sino también para colaborar en materia de inmigración ilegal y frontera con Marruecos.
Fuentes de la CEP consultadas por Europa Press consideran insuficiente este refuerzo y sostienen que es necesario reponer de forma permanente dos Grupos de la UIP, es decir, 100 efectivos antidisturbios.
En la carta remitida al comisario general, la CEP introduce un relato de hechos de lo sucedido anoche y coincide con la cifra de 13 agentes heridos ofrecida por la Delegación del Gobierno, pero ofrece más detalles de la situación que vivieron los agentes.
Según este relato, la algarada estuvo protagonizada por "una turba de incontrolados" en la Cañada de Hidum, que "utilizaron la protesta contra los Planes de Empleo municipales como excusa para agredir a los policías y generar situaciones de riesgo extremo entre los habitantes de aquella zona".
"TÁCTICAS DE GUERRILLA URBANA"
Para ello dice que usaron "tácticas de guerrilla urbana" y lanzaron "todo tipo de objetos contundentes, cohetes y petardos, llegando incluso a utilizarse algún arma de fuego, ya que uno de los responsables de la Unidad sufrió el impacto en la mano derecha de dos perdigones que pudieran corresponder a un cartucho de caza".
"La situación vivida por los agentes llegó a tal punto que desde la azotea de un edificio de esa zona se lanzaron bajantes de cañería, extintores, ladrillos, barras de hierro, antenas parabólicas, mancuernas con los discos de peso e incluso cócteles molotov. Además, uno de los escudos de un policía sufrió el impacto de lo que a todas luces parece un proyectil procedente de un arma de fuego", añade.
Fueron los efectivos de la Unidad de Intervención Policial destacada en Melilla, procedentes de Sevilla, "quienes debieron asumir el control de la situación para, ya siete horas más tarde, retomarse la tranquilidad".