Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oleguer Pujol, en libertad con cargos tras negarse a declarar ante la Policía

El hijo menor del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, Oleguer, ha quedado en libertad con cargos después de negarse a declarar y tras el registro de su casa que ha concluido sin que la policía encontrase dinero. Durante la jornada además se han producido registros en varias de sus propiedades en Madrid, Barcelona, Valencia y Melilla. Los registros se han llevado a cabo durante ocho horas por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que investiga la compra de un hotel en Canarias por 8 millones de euros, supuestamente con fondos procedentes del paraíso fiscal de las Islas Vírgenes.

El hijo menor del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, Oleguer, ha quedado en libertad con cargos pasadas las 17 horas de este jueves después de negarse a declarar ante la Policía y tras el registro de su casa que ha durado ocho horas, han informado fuentes cercanas a la investigación.
Las mismas fuentes han explicado que, tras el registro, un coche policial sin logotipo le ha llevado hasta la comisaría barcelonesa de La Verneda, donde se ha negado a declarar, y ha quedado en libertad, aunque deberá declarar próximamente ya ante el juez.
 Oleguer Pujol --cubriéndose la cara-- y su abogado, Cristóbal Martell --también presente antes en el registro--, han salido de la comisaría a las 17.20, juntos y ya en un coche particular.
La entrada y registro en casa de Oleguer se ha producido a las 8.25 horas, cuando el fiscal anticorrupción Fernando Bermejo se ha personado con agentes de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (Udef) del Cuerpo Nacional de Policía (CNP).
A las 9 horas ha llegado el abogado de Oleguer Pujol, y a las 10.15 horas se ha marchado Bermejo, dejando al hijo del expresidente de la Generalitat y a su socio en libertad con cargos.
Sobre las 16.15 horas agentes del CNP han salido de la vivienda, en la zona alta de Barcelona, sin encontrar dinero, aunque cargados con cajas de documentos incautados durante el registro.
Pedraz ha ordenado el registro de viviendas y oficinas relacionadas con Oleguer Pujol, para localizar el dinero que presuntamente pudo blanquear junto a su socio a través de siete operaciones inmobiliarias, según la Audiencia Nacional.
El juez pretende aclarar el origen del dinero con el que se adquirieron, por ejemplo, 1.152 oficinas del Banco Santander por parte de la sociedad Samos Servicios y Gestiones, la adquisición de edificios de Bankia por parte de las sociedades Step Negocios y Ursus Alfa, la compra de un hotel en Canarias y operaciones realizadas entre la sociedad inversora Longshore y Prisa Division Inmobiliaria.
También se encuentran entre las transacciones investigadas las realizadas entre Nueva Melilla Asociados y Tres Forcas Capital, así como la compra de inmuebles en Palma de Mallorca y la adquisición del edificio del Consejo General de la Abogacía por Step Negocios en 2012.
En el transcurso de los registros, efectuados en inmuebles de Madrid, Barcelona, Melilla y Valencia, tanto a Pujol hijo como su socio, Luis Iglesias han quedado posteriormente en libertad en calidad de imputados, ha informado la Fiscalía Anticorrupción.
Posible delitos de blanqueo y contra la hacienda
En un auto emitido el pasado 1 de octubre, Pedraz justificó la competencia de la Audiencia Nacional para asumir este procedimiento al considerar que Oleguer Pujol podría haber incurrido indiciariamente en un delito de blanqueo de capitales y otro contra la Hacienda Pública cometidos en el extranjero que habrían supuesto "una defraudación con grave repercusión en el tráfico mercantil y en la economía nacional".
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 argumentó que Oleguer Pujol obtuvo "una importante cantidad de dinero cuyo origen es desconocido" procedente de las Islas Vírgenes, "territorio considerado paraíso fiscal por la OCDE", para la adquisición del establecimiento hotelero.