Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cabo usó un coche de la Policía en sus horas libres para trasladar a Nicolás y niega órdenes de arriba

El Ayuntamiento traslada el informe de Asuntos Internos al juzgado y expedienta a este agente y a otro, el conductor del coche municipal
El cabo municipal expedientado por el caso del 'pequeño Nicolás' empleó un coche de la flota de la Policía Municipal, un Nissan X Trail, para trasladar al 'pequeño Nicolás' desde el Hotel Meliá Castilla a la sede del sindicato Manos Limpias, algo que hizo en sus horas libres, como ha detallado el policía ante la comisión de Asuntos Internos del Cuerpo, órgano ante el cual también negó que recibiera órdenes de superiores para escoltar al joven.
Así lo ha detallado este jueves el delegado de Seguridad, Enrique Núñez, en el Pleno ordinario, donde ha informado de las conclusiones del informe de Asuntos Internos. También ha señalado que a las 9 horas de hoy han remitido este informe al juzgado de instrucción número 2, que instruye las diligencias del caso del 'pequeño Nicolás'.
Al cabo que viajó con el presunto estafador a Ribadeo se le ha abierto un expediente informativo. El policía ha reconocido que le acompañó a Ribadeo (Lugo) este verano en su día de descanso dejando el arma reglamentaria en el armero de la unidad de escoltas y que lo hizo en un coche que no es propiedad del Ayuntamiento. "No tenemos Audis A8", ha puntualizado el delegado, que también ha informado de que el agente ha asegurado que no cobró por ese servicio.
El mismo agente, por otro lado, ha relatado ante Asuntos Internos que sí que hacía uso habitual de un coche marca Nissan de propiedad municipal "para tareas propias del cargo" y que con él trasladó a Francisco Nicolás Gómez Iglesias y al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, el pasado 11 de septiembre "en horas clave meseta", es decir, en horas libres dentro de su jornada laboral.
Lo hizo desde el hotel Meliá Castilla a la sede de Manos Limpias, en la calle Ferraz. Tras este traslado, el cabo retomó el servicio planificado acudiendo, como se ha comprobado, a una servicio en la Casa Sefarad. Por este traslado al 'pequeño Nicolás' y a Bernard también se ha abierto un expediente informativo al agente conductor de ese vehículo.
"LO HACIA DE MANERA VOLUNTARIA Y EN SU DESCANSO"
El delegado ha remarcado que el policía expedientado ha negado ante Asuntos Internos que recibiera órdenes de sus superiores o de alguna autoridad para escoltar al 'pequeño Nicolás', que "lo hacía de manera voluntaria y en su periodo de descanso".
En la misma línea, el oficial, el suboficial y el sargento de la unidad de escoltas han declarado ante Asuntos Internos que nunca dieron órdenes de escoltar al presunto estafador o que se las dieran a ellos para hacerlo. Asimismo han asegurado que no dieron órdenes ni recibieron instrucciones para realizar labores de contravigilancia, como fue publicado en prensa, y que eso supondría incurrir en un delito.
Núñez ha explicado a los concejales de la oposición que "no falta ningún material" de la Policía Municipal y que ha decidido "apartarle y trasladarle" a una unidad de distrito --la de Tetuán-- dado que los puestos de escolta son "de libre designación". Por todo ello, Núñez tomó la decisión el pasado 27 de octubre de incoar al cabo un expediente disciplinario por una falta de carácter grave,la de emplear recursos públicos para usos no autorizados, además de una leve por incumplimiento de funciones.