Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Policías británicos, acusados de someter a sospechosos a torturas utilizadas por la CIA

Imagen de la sede de New Scotland Yard en Londres, Reino Unido. EFE/Archivotelecinco.es
Agentes de Scotland Yard han sido acusados de someter a sospechosos de tráfico de drogas a técnicas de interrogatorio como los ahogamiento simulados utilizados por la CIA estadounidense.
Esas acusaciones de tortura forman parte de una amplia investigación, que incluye también otros posibles delitos como la falsificación de pruebas y el hurto de propiedades de los detenidos, informa hoy el diario "The Times".
Los directivos de la Policía Metropolitana están sobre todo alarmados por la posibilidad de que algunos de sus agentes hayan recurrido al tipo de torturas conocido en inglés como "waterboarding" y que se han aplicado en Guantánamo para arrancar confesiones a sospechosos de terrorismo.
Esas acusaciones se suman al actual debate sobre la supuesta brutalidad de la policía londinense en la represión de las manifestaciones contra la reciente reunión de los líderes del G-20 en esta capital.
La Comisión Independiente de Quejas de la Policía está investigando las acusaciones contra seis agentes que llevaron a cabo el pasado noviembre redadas en los domicilios londinenses de supuestos traficantes de drogas.
La Policía dijo haber descubierto grandes cantidades de cannabis y los sospechosos fueron acusados de importación de estupefacientes, pero el caso se abandonó con el argumento de que continuarlo no habría beneficiado al interés público.
Según The Times, existe la sospecha de que el proceso, de haber seguido adelante, habría puesto de manifiesto las supuestas prácticas de tortura aplicadas por los agentes que llevaron a cabo los registros domiciliarios.
Ninguno de los agentes en cuestión ha sido detenido, pero la Comisión de Quejas de la Policía confirmó que van a ser interrogados en relación con un posible delito.