Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polop: un infierno antes de la muerte

Juan Cano, ex alcalde de Polop, odiaba a su predecesor en el cargo, Alejandro Ponsoda. Según el sumario, el entonces edil despreciaba a su jefe. Ponsoda fue tiroteado en la puerta de su casa en octubre de 2007 y el pasado noviembre se detuvo a su sucesor en el cargo, como presunto autor intelectual del crimen.
"Alejando no vale más que para ir a misa. No vale para dar un puñetazo en la mesa. No llegará a Navidades, es mejor buscarle un puesto en otro sitio". Las palabras son de Cano, que laceraba cuanto podía a su por aquel entonces superior.
El acoso psicológico que señalan las hijas fue a más en los meses previos al asesinato de su padre.
Cano, sin ir más lejos, llegó a decir a su jefe estas duras palabras: "No hay gente que te quiera. No tienes amigos... Quiero que dimitas en octubre porque quiero ser alcalde en fiestas".
El sumario también recoge las declaraciones del primer sicario al que Cano intentó contratar, pero este pistolero -ahora testigo protegido del caso- renunció al encargo. "La forma en que se preparó el trabajo es de idiotas, eran demasiadas personas las que conocían la intención de matar al alcalde", señala.
Además de los siete implicados, el sicario también implica a una señora rubia y a un hombre no identificado