Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Portavoces del Senado visitan las instituciones alemanas en el marco de la reforma de la Cámara, encallada hace meses

La ponencia creada en 2012 para reforzar las funciones del Senado se paralizó en junio de 2013 y se ha reunido sólo dos veces este año
Los portavoces parlamentarios han visitado esta semana las instituciones alemanas en el marco de la reforma de la Cámara Alta, que ellos mismos impulsaron al inicio de la legislatura pero que se encuentra paralizada desde hace meses ante la falta de acuerdo sobre el alcance de la reforma.
El Senado alemán es uno de los modelos que se estudian cuando se plantea la reforma de esta institución en España. Las diferencias alcanzan a las funciones de ambas cámaras y también a su composición: el Bundesrat está formado por 69 parlamentarios que representan a los 16 estados federados, frente a los 266 senadores españoles elegidos en las urnas (208) y por los parlamentos autonómicos (58).
El viaje ha respondido a la invitación del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores, que ha asumido los gastos (el Senado abona una dieta diaria de 150 euros a cada uno), y se ha prolongado de lunes a viernes.
La delegación española ha estado encabezada por el vicepresidente primero del Senado, Juan José Lucas (PP), y formada por el portavoz del PP, José Manuel Barreiro, y el portavoz del PSOE en la ponencia de reforma del Senado, Francesc Antich; el portavoz de CiU, Josep Lluis Cleries, el del PNV, Jokin Bildarratz, y la del Grupo Mixto, Amelia Salanueva (UPN).
Los portavoces han conocido las instituciones parlamentarias federales, la Corte Constitucional Federal en Karlsruhe y el parlamento regional de Baden-Wurtemberg, entre otras, donde han mantenido encuentros con distintos dirigentes para conocer el funcionamiento y la organización.
Entre otros actos, han mantenido una charla sobre la posición y funciones de la Corte Constitucional en el Estado federal y han asistido a una conferencia y debate sobre el ajuste financiero interterritorial en Alemania, con el ministerio de Economía y Hacienda de Baden-Wurtemberg.
REFORMA ATASCADA
Este viaje se ha realizado dos años y medio después de que se creara una ponencia para reformar las funciones del Senado. El grupo se reunió a lo largo de los meses para repasar documentación, escuchar a expertos y elaborar propuestas, pero su trabajo encalló en junio de 2013 y sólo se ha reunido dos veces ese año, entre marzo y abril.
Según explicó entonces el presidente del Senado, Pío García-Escudero, existía acuerdo "prácticamente en todo" lo relativo a las funciones y competencias de la institución y se esperaba cerrar las cuestiones pendientes para el verano. Pero ni antes ni después de las vacaciones se han producido avances.
Los grupos comparten la necesidad de dar más competencias al Senado frente al Congreso para reforzar su función; por ejemplo, plantean que al menos en los asuntos territoriales sea cámara de primera lectura. Sin embargo, los cambios de calado tanto en las funciones como en la composición del Senado exigen una reforma constitucional que, hasta el momento, el Gobierno y el PP no quieren abrir.
"DE INTERÉS MÁXIMO PARA CATALUÑA"
El viaje ha tenido un interés añadido para el portavoz de CiU, Josep Lluís Cleries. Ante la visita al parlamento regional de Baden-Wurtemberg, aseguró en su cuenta en Twitter que se trataba de un acto "de interés máximo para Cataluña", en un mensaje al que le añadió la etiqueta #EstemConvocats9N.
También el portavoz del PNV, Jokin Bildarratz, ha comentado en esta red social el viaje y ha incluido en su 'blog' personal un comentario en el que asegura que el papel del Senado actual no tiene sentido y es necesaria la reforma, así como también la de la Constitución.