Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Posada espera un debate con "absoluta corrección" y que "mañana la situación esté mejor que hoy"

El presidente del Congreso, Jesús Posada, espera que reine una "absoluta corrección" cuando el Pleno debata este martes la proposición de ley del Parlamento catalán que demanda la delegación Generalitat de Cataluña de la competencia para poder convocar un referéndum soberanista el próximo 9 de noviembre. También ha dicho confiar en que esa discusión sirva para que "mañana la situación esté mejor que hoy".
En declaraciones previas a la reunión de la Junta de Portavoces, Posada ha confesado que para él sería "un sorpresa" que desde las distintas bancadas no reaccionaran con "una corrección absoluta" lo que digan los diferentes oradores. "Espero que tengamos formalmente una actitud muy correcta", ha insistido.
Más allá de la formas, Posada ha dicho tener la esperanza de que el debate sirva para mejorar la situación actual en cuanto a las relaciones entre España y Cataluña. "Mi esperanza es que mañana estemos mejor que hoy, pero no es más que una aspiración puede que sí y puede que no", ha puntualizado.
El presidente del Congreso funda ese anhelo, según ha explicado, en que cuando se tiene tiempo para que cada uno exponga sus ideas y explique por qué mantiene determinadas posiciones, pese a las discrepancias, se produce "cierto acercamiento hacia el otro porque se le conoce mejor".
"Normalmente descubres que hay cosas que pensabas que iban a decir y no han dicho", ha puesto como ejemplo, reafirmándose en que éste será "buen debate para la democracia".
¿UN DEBATE HISTÓRICO?
Por su parte, la diputada de UPyD Irene Lozano ha subrayado que éste no es día "histórico" por el debate sobre la consulta soberanista, ya que este asunto ya se ha discutido otras veces en sede parlamentaria. A su juicio, "lo verdaderamente histórico" sería que el Gobierno "al fin decidiera" que el nacionalismo catalán tiene que "cumplir la ley". "Lamentamos aguar la fiesta, pero hoy no hay nada histórico". ha insistido.
Por contra, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, sostiene que sí será una cita histórica, porque "es la primera vez" que alguien lleva al Congreso una solicitud para "hacer un referéndum sobre si ser independientes o no". En cualquier caso, ha admitido que espera "poco" del debate porque va a concluir con un "portazo" y esa no es la solución.
Desde su punto de vista, tras el 'no' del Congreso, "mañana será más complicado todavía para encontrar soluciones". "No sé por qué hay que esperar hasta el último momento para afrontar los problemas", se ha lamentado.
Además, ha adelantado que durante su intervención en ese debate él dejará claro que el Estado no tiene uno, sino dos problemas: "No sólo Cataluña, también Euskadi". "Los tiene desde hace mucho tiempo y los tiene que enfrentar", ha advertido, tras denunciar que los pactos políticos a los que se llegó en su momento "han quedado devaluados" tanto por las leyes como por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y que "la bilateralidad ha quedado en agua de borrajas".
Para Alfred Bosch, de ERC, el debate de este martes es una cita "solemne e importante" y ha dicho que le "sabe mal" que el Congreso vaya a rechazar la oferta del Parlament para poder pactar un referéndum. "Querríamos hacer las cosas mejor, con un diálogo en el que no sólo se escucha sino que se está dispuesto a llegar a acuerdos", ha añadido.