Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidencia de la Junta de Andalucía admite "dificultades" en las conversaciones con IULV-CA sobre la Corrala Utopía

El consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, ha admitido "dificultades" en las conversaciones que está manteniendo el comité de enlace PSOE-IU a lo largo del día a propósito de la polémica surgida tras el realojo de las familias de la Corrala Utopía, en Sevilla, al tiempo que el coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, ha advertido de que "un decreto que no se publica no es un decreto".
Ambos dirigentes se han pronunciado de este modo, a preguntas de los periodistas, a su salida de la reunión del comité de enlace, que se ha interrumpido momentáneamente para que los participantes del mismo pudieran almorzar.
Jiménez Barrios ha asegurado que "obviamente" la reunión continuará posteriormente porque "hay dificultades". "Pero las arreglaremos si es posible", ha añadido el consejero de la Presidencia.
Por su parte, Antonio Maíllo, tras ser preguntado sobre cómo valora que Díaz haya firmado el decreto por el que retira provisionalmente la adjudicación de viviendas a la Consejería de Fomento y Vivienda, en manos de IULV-CA, el líder de la federación de izquierdas ha respondido que "un decreto que no se publica no es un decreto".
La retirada de competencias de adjudicación de vivienda a la Consejería de Fomento por parte de la presidenta de la Junta se produce después de que el departamento de Elena Cortés hiciera entrega anoche a diez familias desalojadas de la Corrala Utopía, que acampaban en la Plaza Nueva de Sevilla, de las llaves de pisos para ser realojadas, pese a que el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, manifestara horas antes que el camino del realojo planteado no era el "correcto", según habían constatado los propios Servicios Jurídicos de la Junta.